miércoles, 4 de marzo de 2009

La chica del puente


TITULO ORIGINAL La fille sur le pont
DIRECTOR Patrice Leconte
REPARTO Daniel Auteuil, Vanessa Paradis, Claude Aufaure, Bertie Cortez, Mireille Mosse, Catherine Lascault
GUIÓN Serge Frydman
MÚSICA Jean Goudier
FOTOGRAFÍA Jean Marie Dreujou (B&W)
Francia 1999, 90 min.



Me sorprendo constantemente con mi memoria caprichosa. En relación al cine, soy un verdadero desastre para recordar títulos, actores, argumentos. Lo lío todo y consigo confundir a cualquiera. No me fío de mi misma cuando creo no haber visto una película. Sin embargo, a veces se quedan muy grabadas algunas secuencias, como me ha ocurrido con la que ahora voy a comentar.

Ella es sumamente ingenua. Confía en lo que le dicen y la hieren una y otra vez. Ya no puede más y decide acabar con su mala suerte. Él la ve en el puente y se queda totalmente fascinado. La convence para que no cometa semejante locura y le propone un trabajo muy arriesgado. Busca a mujeres que no le teman a la muerte y encuentra en ella a su buena estrella. Juntos son invencibles, pero si esa unión se rompe, reaparece la fatalidad.

Vuelvo a contener la respiración en cada lanzamiento de cuchillos, donde miedo y placer caminan de la mano, donde la imagen nos engulle, donde la voz de Marianne Faithfull nos golpea de lleno.




¿Realmente la suerte está mal repartida? ¿Hay gente a la que todo le sonríe, y otros a los que les persigue un maleficio?

8 comentarios:

troyana dijo...

Vi esta joya francesa,y me emocionó mucho.En cuanto al tema de la suerte,es un tema que siempre me inquieta,no sé hasta qué punto nosotros con nuestros pensamientos y acciones determinamos nuestra suerte,y en qué medida el azar contribuye a que en nuestro camino sea más o menos afortunado.Es posible que el resultado final sea una combinación de ambas cosas.
Yo,por la cuenta que me trae,procuro pensar en positivo.
Un saludo!

MBI dijo...

X

Roberfumi dijo...

Tal vez, mi pelicula favorita. Perfecta la mires por donde la mires, ¡que maravilla!

Un saludo, y encantado de pasar por aquí!

La Dama Se Esconde dijo...

Bienvenida troyana, en general, el cine francés me gusta encanta, y cada vez más. Es la segunda vez que la veo, y ya la primera me causó una espléndida impresión. De este director me gustaron mucho algunas de sus obras de la década de los 90.

Azar, suerte... sí que es algo en lo que pienso y realmente me atrae. Creo que la suerte hay que buscarla, pero que a saber porqué motivo hay gente que parece pre-destinada a la fatalidad. Lo que no soporto es el victimismo, quejas continuas de una mala racha, sin mover un dedo para cambiarla, círculos concéntricos de pensamientos negativos. Auto-destrucción. También intento, y creo que consigo casi siempre, ser positiva y optimista.

Me gusta creer en las casualidades que surgen y de pronto transforman un hecho cotidiano en magia, en algo especial. De esas pequeñas cosas nace mi lado más positivo.

Pero, ¿a qué asociamos la suerte? A tener dinero, posesiones materiales, a que nos quieran, a que nos ayuden, a ganar un concurso en el que participan miles de personas, a estar sanos?

Y qué hacemos para conseguir esa suerte?, qué parte dejamos en manos del azar, de las casualidades o de la ayuda externa???

Este tema da para mucho. Otro día seguimos. Me paso por tu blog y veo que hay mucho cine. Te enlazo para seguirte de cerca.

Biquiños y gracias por venir hasta aquí.

La Dama Se Esconde dijo...

Hola MBI

La Dama Se Esconde dijo...

Roberfume, pues sí que es buena.

Te enlazo para seguirte de cerca.

Gracias por la visita y biquiños

Thabitha dijo...

Creo que la suerte viene dada por la felicidad. Cuando nos sentimos bien, cuando somos “felices” todo nos sale bien. Aunque en realidad lo único que cambia es nuestra percepción sobre las cosas. Probablemente todo nos siga saliendo igual que antes, pero cuando nos sentimos bien vemos lo positivo. Esto, además, nos da fuerza, seguridad, confianza, lo que ayuda a que muchas cosas nos salgan bien. Creo que en eso radica la “suerte” de los protagonistas de esta película.
Biquiños desde la estepa, Dama escondida.

La Dama Se Esconde dijo...

Tabitha, sí, pero también es verdad que hay rachas buenas y malas. Y creo que ser feliz, sentirse bien y percibir cierto control sobre lo que hacemos, ayuda. Pero la suerte de encontrar a esa persona que nos complementa, la suerte de estar rodeados por personas maravillosas, no depende solamente de nuestra actitud y una sonrisa...

En cualquier caso es un tema del que podríamos hablar durante horas. Apasionante.

Biquiños y gracias por pasar por aquí