jueves, 27 de noviembre de 2008

Para que no me olvides


DIRECTORA Patricia Ferreira
REPARTO Fernando Fernán-Gómez, Emma Vilarasau, Marta Etura, Roger Coma, Víctor Mosqueira, Mónica García, Marisa de Leza, Ana Cuerdo, José Luis Agudo, Jorge de Benito, Santi Ruiz
GUIÓN Patricia Ferreira y Virginia Yagüe
FOTOGRAFÍA Marcelo Camorino
España 2005, 106 min.

David escucha atentamente las historias de su abuelo y al empezar éste a perder la memoria, las escribe. Posteriormente será el abuelo quien pondrá también por escrito la vida de su nieto para ofrecérselo a la novia del chico.

Vemos como afrontan el duelo tres personas. Me ha gustado mucho como se trata este tema tan delicado.

“Yo necesito olvidar para seguir viviendo… si se ha ido, quiero que sea para siempre.”

“Un día te das cuenta de que el tiempo ha pasado y el dolor es más suave... recordar y hablar a los que no están es no perderles.”

Ante la muerte de un ser querido se puede reaccionar de muy diferentes maneras. Unos mitigan el dolor recordando hasta el más mínimo detalle, hablando con esa persona como si siguiera viva, haciéndola partícipe de los acontecimientos cotidianos. Otros, sin embargo quieren borrar todas las huellas que han dejado, retiran fotos y llenan cajas con objetos ya carentes de sentido. Unos lloran en situaciones que, de pronto, se vuelven insoportables. Otros son incapaces de expresar ese sufrimiento, buscan evasiones o se encierran en su propio aislamiento. Unos se culpabilizan por el tiempo perdido, por no haber hecho lo correcto, por las palabras no dichas o las que se deberían haber callado, por los momentos no compartidos. Otros arremeten contra todo y contra todos, y descargan así esa impotencia y rabia contenida. Muchos se hunden en un abismo del que parece que jamás podrán salir. Se olvidan las facciones de la cara, la voz, los gestos; se recuerda constantemente un olor, una risa, una mirada cómplice… Se toleran mejor esos defectos que ya no nos volverán a desquiciar. Se quiere a la persona de forma incondicional. Se aprende a vivir sin ellos. Se permite uno mismo llorar y sonreír. Se vuelve a disfrutar.



Fernando Fernán Gómez, en su línea, está fantástico, y el resto de actores le acompañan para dar calidez y mucha humanidad a cada personaje.

8 comentarios:

Jack dijo...

No me gustó demasiado. El tema de la Guerra Civil lo tengo superado y ya me cansa hasta que hagan la obra maestra. Me pareció melancólica casi melodramática.
Un saludo

eva dijo...

preciosa manera de recordar lo vivido por tu abuelo, para que no se olvide veré la pelicula. Biquiños

La Dama Se Esconde dijo...

Jack, para mi destaca la temática sobre cómo sobrellevar la muerte de un ser querido. La guerra civil es parte de los recuerdos del abuelo, e incluso siendo un tema ya muy tratado, creo que está bastante bien llevado, sin ser el eje central de la historia. Son tres mundos, el del viejo, la hija y el nieto. Melancólica, sí, mucho.

Biquiños

La Dama Se Esconde dijo...

Eva, el abuelo que interpreta Fernando Fernán Gómez es maravilloso. Ojalá te guste.

Biquiños

Pepe del Montgó dijo...

El trabajo de fernando Fernán Gómez está como siempre. Es un gran actor que llena y hace atractiva cualquier película. Al guión le hubiera quitado ciertos tintes de sentimentalismo. Pero se deja ver.
Saludos

La Dama Se Esconde dijo...

Pepe, cierto, el guión flojea en alguna cosilla, y en otros momentos es realmente bueno. Me quedo con las emociones que provoca y con esos toques de magia, como La isla del tesoro, el árbol donde se sentaba a leer, los relatos de dos vidas y la convivencia de esas tres generaciones.

Biquiños

Conciencia Personal dijo...

Extraordinario es, recordar, para olvidar..

Buen pinta la pelí...

besitos y excelente semana....

La Dama Se Esconde dijo...

Monique, no siempre se puede olvidar...
Besos