viernes, 8 de agosto de 2008

Derechos de los animales






Nace el 5 de diciembre de 2006 en el zoo de Berlín. Su madre, Tosca rechaza a sus dos oseznos y uno de ellos muere. Knut pasa 44 días en una incubadora, pero sobrevive. En marzo de 2007 se convoca a los medios de comunicación para presentarlo. Comienza su carrera mediática y la polémica. Un activista declara a la prensa alemana que se le debería haber sacrificado y miles de personas claman porque siga vivo. Es fotografiado por Annie Leibovitz para la revista Vanity Fair y como reclamo de una campaña sobre el cambio climático. Popular atracción y gran éxito comercial.

6 comentarios:

MONICA dijo...

Con tanta polémica, y Knut en esas fotografías ajeno a todo el barullo, y como siempre las fotografías de Leibowitz. Me gustó ver estas fotos de Knut., me gustan mucho los osos, y especialmente los polares, aunque me causan tristeza al verlos en el zoo.

La Dama Se Esconde dijo...

Cuando era pequeña me gustaba ir al zoo y ver aquellos animales, exóticos o de la selva. Ahora me produce una inmensa sensación de tristeza. Esos espacios tan reducidos. Toda su vida en escasos metros cuadrados; con un poco de suerte con algún compañero de su misma especie…
Animales nacidos en cautividad, que solamente conocen esa vida…
Osos polares tan LEJOS de su entorno natural.
Las fotos de Knut de cachorro son realmente tiernas y fascinantes. Me llamó mucho la atención su adicción a la fama, a los espectadores.
Biquiños.

irene buscando la felicidad dijo...

Qué pena...
Yo también siento una enorme tristeza al contemplar animales encerrados, por eso no visito nunca los zoos ni tengo animales en casa (con lo pequeño que es mi piso y el calor que hace, seria una crueldad).
Ahora una fotógrafa reputada le hace fotos al osito y sale en una revista archifamosa porque está de moda ser "comprometido", y parece que media Alemania defiende la vida del animal, pero en unos meses nadie se acordará de él.
Un besito.

La Dama Se Esconde dijo...

La fama es efímera, sea humana o animal. Un producto de éxito, que pasa de moda…
En los zoos, sí me da la impresión de encierro/cautividad. Pero no pienso lo mismo de los perros. Evidentemente si hablamos de personas que son responsables y atienden adecuadamente a sus necesidades. Otto ya tiene casi 9 años, le encanta salir y corretear (lo hace a menudo a lo largo del día), pero también está a gusto en su casa, con la gente que le adora. Esa, al menos es mi interpretación de lo que él me transmite. Yo le veo feliz.
Biquiños

Conciencia Personal dijo...

Acabo de ver un documental de osos originarios de USA y Canadá, planteaba la problemática de la escasez de alimentos para ello, lo que ha provocado que ataquen a los seres humanos, a fin de todo somos culpables por acabar con su hábitat...

Un abrazo de oso, Monique.

La Dama Se Esconde dijo...

Está claro que estamos destrozando el medio ambiente y las maravillas naturales que tenemos. Todo por un afán de enriquecimiento, o no sé muy bien de qué.
Los animales atacan en situaciones de desesperación. Es como aquí, las gaviotas, les quitamos el alimento del mar y se dedican a buscar restos de comida entre la basura e incluso se acercan a las personas y a las terrazas en la calle donde puedan encontrar algo.
Un saludo