jueves, 12 de marzo de 2009

Ray Loriga (1ª parte)

Mientras espero mi turno en la biblioteca para poder leer su último libro, voy repasando otras breves historias leídas ya hace unos cuantos años.

Lo peor de todo

De niño me lo había tragado un poco y pedía perdón a Dios después de cada paja. Pero es que de niño te cuentan muchas estupideces y como eres pequeño y tienes las orejas más grandes que cualquier otra parte del cuerpo entra todo.

Oxa se cree que es un gato, se te sube encima y pretende que la cojas en brazos. Es muy cariñosa, pero pesa doscientos kilos. Cuando se pelea con otros perros no se da cuenta de lo grande que es y se esconde.

Leí en un periódico que un pastor había derribado un helicóptero de una pedrada. Resulta que el helicóptero andaba por allí asustando al rebaño y al pastor se le ocurrió que a lo mejor conseguía ahuyentarlo a pedradas. Después aparecieron los de la televisión y los de la radio y los de los periódicos y al pobre hombre le faltaban piedras para sacarlos a todos de su prado.

Los profesores no me gustan porque no creo que sean buena gente. Cualquiera que piense que tiene algo que enseñar es por lo menos sospechoso.

Recuerdos de trenes a Santiago, época de incertidumbre estudiando para unas oposiciones en las que no creía lo suficiente. Noches en casa de unas amigas, y de regreso, él esperando en el andén.

Entonces devoraba lecturas en esos viajes de fin de semana.

Caídos del cielo

Que tu hermano mate a alguien no deja de ser una experiencia. No es como leerlo en el periódico. El horror pasa a formar parte de la familia y eso lo cambia todo. Al muerto no le conoce uno de nada, pero al asesino sí. No digo que esté bien, no quiero que nadie se confunda, sólo digo que cada pistola tiene dos lados y a cada lado hay una persona, y que si se explica bien la historia, no como la contaron en televisión, la canción suena de otra forma. Aunque, eso sí, sigue siendo una canción llena de muertos.

No entiendo nada de lo que pasa. No soporto que me griten y que digan que he robado si no he robado y nunca pensé que pudiera encontrarme una pistola en la basura y sobre todo no me imaginé que matar a la gente fuera tan fácil.

Siempre hay alguien que quiere ir al sitio del que todos los demás se escapan.

Me fascinó su fuerza y agilidad para ensalzar lo espontáneo, para ponerse en la piel del otro. Son como letras de canciones.

Tokio ya no nos quiere

Sin embargo en esta novela, bastante más extensa que las dos anteriores, me parece repetitivo y cansino.

...las cartas más tristes no llegan nunca a su destino. Así es como funcionan los antidepresivos. Carteros despistados que se olvidan de entregar las malas noticias.

La memoria es el perro más estúpido, le lanzas un palo y te trae cualquier otra cosa.

Suerte es una palabra que debería quedar reservada para los que aún están esperando.

Un/a usuario/a anterior subrayó algunas de mis frases favoritas. Bonita curiosidad, aunque fea costumbre.

Wikipedia

Continuará... (enlace)


HACE UN AÑO: Roma

6 comentarios:

Alí Reyes H. dijo...

Lo que dices acerca de 7 almas, o como se llame, es muy acertado ¿Qué le pasó a Willy?

Thabitha dijo...

Me leí hace poco el último de Ray Loriga: "Ya solo habla de amor". Y te lo recomiendo porque me pareció muy poético y hermoso. Escribí algo suyo en mi blog.
Biquiños!

sibenik dijo...

Veo que ambos somos fans de Loriga. Yo estoy con "Ya sólo habla de amor" y cuando lo terminé podré afirmar que me he leido todos sus libros!

Un abrazo

La Dama Se Esconde dijo...

Alí, sinceramente no la vi con muchas expectativas, pero es que no se salva nada. Vamos a olvidarlo y ya está.

Buen fin de semana

La Dama Se Esconde dijo...

Thabitha, las reservas en la biblioteca me dan a entender que es un titulo muy demandado. Espero un poco más y sino me lo compro. Mientras, ya ves, con lo antiguo, que también tiene cosas muy reseñables.

La próxima semana comento su faceta dentro del cine.

Biquiños

La Dama Se Esconde dijo...

Sibenik, desde que le conocí con Héroes, le he seguido la pista con mucho interés. Me gusta mucho su estilo, esos pildorazos, tan directo, con garra...

En breve me leo el último, y con tanta recomendación, ya es que no voy a pode esperar mucho más.

Biquiños y buen fin de semana