martes, 29 de julio de 2008

Tarde en el parque

Si por la mañana hay que pasar un mal trago en la consulta del veterinario (no tengo muy claro si me pongo yo peor que él); por la tarde nos merecemos un largo paseo. Las patas de atrás ya no resisten muy bien esa arena de la playa que tanto le gusta, por lo tanto, ponemos rumbo a un parque.
En Castrelos hace ya más de 8 años fue donde correteó suelto, sin amarres por primera vez, cuando era un cachorro alocado.

Ahora lo sigue disfrutando. Se lanza a la búsqueda del tesoro (cualquier objeto comestible). Le chifla mordisquear hierbas y jugar con piñas y palos.
La sesión fotográfica finalizó cuando descubrió una zona enfangada donde se restregó, dejando su pelo blanco transformado en marrón....








Castrelos, julio 08

4 comentarios:

MONICA dijo...

Precioso el parque de Castrelos!, menudo paseo, un regalito para los dos. Gracias por esa foto refrescante del parque.
Besitos y bom dia!

La Dama Se Esconde dijo...

Hola Mónica, después de tu paseo por el bosque (con esa tortuga tan maravillosa), nosotros nos vamos a un parque.
Besitos

xabipop dijo...

Pues yo de pequeño siempre quise tener un perrito, pero ya sabes, que si en un piso no se puede...

La Dama Se Esconde dijo...

Siempre recordaré la cara de mi madre cada vez que mi hermana o yo proponíamos lo de un perro. Ella era tajante: jamás entrará un perro en esta casa. Cuando seáis mayores....
Y pasó el tiempo y me fui a estudiar a Salamanca y allí con tras 3 compañeras de piso acogimos a Leo, cachorro de un pueblo de Cáceres que nos trajo un amigo. Despedirme de leo fue muy muy triste.
Sigue pasando el tiempo y entra Otto en mi vida. Él vive en un piso, y, seguro que no es lo ideal, pero yo no le veo muy triste por esa situación. Sale mucho y es una parte de mi vida realmente fundamental.
Bicos y un GUAU