miércoles, 11 de agosto de 2010

Día 1 - Ciudad de México, D F

Paco Nadal la define como “perversamente grande”, la mayor del planeta, la segunda más poblada (después de Tokio). Sus interminables avenidas de kilómetros de longitud, sus colonias (barrios), los sonidos particulares (“tamales, burritos, oaxaqueños, calientitos, deliciosos”, cantinela que se escucha, a modo de grabación con copyright, y que surge de una frágil bicicleta impulsada por el vendedor a la búsqueda de clientes para sus productos).

Los primeros pasos con miedo. Hemos escuchado, leído, visto… hasta la saciedad, todo tipo de informaciones relativas a la inseguridad. Eduardo Casar, poeta y novelista, habla del currículum de asaltos de cada defeño. Resulta peligroso algo tan simple como subirse a un taxi (en su mayoría escarabajos Volkswagen, con todo su encanto e imagen alejada de cualquier idea aterradora).


Paseo de la Reforma, con sus glorietas monumentales, que nos lleva al Zócalo, rebosante de vida y con una descomunal bandera nacional que hizo palidecer de envidia al mismísimo Aznar. Allí visitamos la Catedral Metropolitana, mosaico de estilos que reflejan lo más llamativo de los tres siglos que tardaron en construirla. Portales barrocos, dorado altar de los Reyes, coro y dos órganos. Interior apuntalado, que se hunde como consecuencia de los terrenos arcillosos sobre los que reposa.
Restos del Templo Mayor, donde los aztecas vieron al águila posada sobre un cactus con la serpiente en el pico. Allí estaba según ellos el centro del universo.
Palacio Nacional con los murales de Diego Rivera pintados entre 1929 y 1935 que representan su visión de la historia mexicana desde la época prehispánica hasta el periodo posrevolucionario. Gracias a las excepcionales explicaciones de nuestro guía pudimos admirar, a la par que comprender, esa obra tan gráfica.


Impresionante Casa de los Azulejos del siglo XVI en la avenida Madero, que muestra un mural de José Clemente Orozco de 1925. Su café-restaurante invita a sentarse y “platicar”.



El bosque de Chapultepec, y la figura del castillo al fondo, es su mayor parque, donde entre otros se encuentra el espectacular Museo Nacional de Antropología, con un largo patio rectangular y una inmensa fuente en el centro. Antes de entrar podemos ver a lo lejos a los voladores desde un mástil. Comemos en el restaurante del museo para poder apreciar con energía todo lo que nos espera. Salas del México precolombino, cabezas olmecas, la Piedra del Sol, (disco de basalto al que erróneamente se le conoce como el calendario azteca, que describe el principio del mundo azteca y se vaticina el fin. Hallado en el Zócalo. Mide 3,6 metros de diámetro y pesa 24 toneladas).



Tráfico desmesurado que se vuelve imposible cuando llueve y nos va a privar de la visita al Museo de Frida Kahlo.

Una cerveza fría y de sabor muy suave en el hotel, conociendo un poco más a nuestras tres compañeras de aventuras. La intuición me dice que vamos a congeniar y acierta de pleno.

Cena en la Zona Rosa, que parece haber perdido su brillo del pasado; y a dormir, que al día siguiente comienza la ruta y el ajetreo.



NOTA: algunos detalles que adornan esta entrada están inspirados en el espléndido libro de Paco Nadal, Pedro Páramo ya no vive aquí, del que hablaré en breve.

11 comentarios:

Conciencia Personal dijo...

Amiga:

Pintoresca y amena crónica del "Distrito Funeral", ¡¡¡¡qué soberbia ciudad!!! Mí México pincelado por tus letras, por tus sentires y tu lente adquiere otro rostro, son tantos los rostros del país azteca que asombra a propios y extraños. Te imaginé aturdida en su caminar de prisa, pero disfrutando cada detalle labrado en piedra que nos evoca aquella época prehispánica y colonial...
Espero emociona lo que sigue....besos y abrazos, Monique.

p.d. La monumental cabeza, pertenece a mi estado, Veracruz, donde se desarrolló en la región de Los Tuxtlas, la cultura Olmeca, considerada madre de las culturas mesoamericanas ....

Conciencia Personal dijo...

Te leo nuevamente.
Paseo de la Reforma es nuestro Campos Elíseos...allí paseaba Maximiliano de Habsburgo y Carlota.
Te faltó visitar El Palacio de Bellas Artes...
La casa de los Azulejos pertenece al más rico del mundo, Carlos Slim.
La glorieta El Ángel de la Independencia es nuestro lugar de festejos...
Efectivamente La Zona Rosa, perdió sus glorias.

Sinceramente me alegró mucho tu estancia en México y platicar un ratito por teléfono nos hizo más reales....besos, Monique.

eva dijo...

me ha encantado, sobretodo por las fotos que no es la tipica foto de la gente que solo va a la rivera maya, espero mas,
Yo aun tengo que colgar las fotos de mis vacaciones, por cierto la barriguita ya empieza a asomar, biquiños

KASHTANKA dijo...

Lu, qué bueno que hayas empezado a documentarnos. Las fotos son preciosas, interesante como lo relatas. Pero dime, has ido a México por vacaciones o por trabajo?? Te sigo para ver que màs nos cuentas...
Un abrazote!!!

LU dijo...

Monique, la verdad es que iba un poco asustada, y además cualquier ciudad de tales dimensiones impone, sobre todo para quienes estamos acostumbradas a vivir en lugares mucho más manejables.

Ese día tuvimos a un guía de nombre Tiburcio que hizo las delicias del grupo y en el Museo fue algo increíble tanta sabiduría y mi cabeza queriendo recoger lo máximo de toda la información. Ese museo es para pasarse allí días enteros, qué maravilla!!!

Pues no, no hubo tiempo para más. Apenas un día y había que seleccionar. El hotel estaba al lado del paseo de la Reforma y lo recorrimos en coche y a pie (un tramo, claro) varias veces.

Continuará.

BIQUIÑOS

LU dijo...

Eva, gracias por los piropos a las fotos porque en este viaje no he vuelto nada contenta con las fotos. Un terrible error hizo que salieran todas a muy baja calidad y no veas qué rabia.

Me alegro de que todo vaya bien. Cuidate mucho.

BIQUIÑOS

LU dijo...

Kashtanka, de vacaciones. Mis viajes son de ocio. Mi trabajo es bastante más estático, y, desde luego no me lleva a lugares tan fascinantes, ni lejanos. Ya quisiera!!!

Voy a empezar a leer tan pronto termine el que tengo entre mis manos Crimen y Castigo, y tú serás algo responsable de esa decisión. Gracias.

BIQUIÑOS

Paco Nadal dijo...

Veo que el DF te abdujo...
Biquiños

LU dijo...

Paco, GRACIAS por hacerme esta visita.

Cuando ví la bandera en el Zócalo no pude evitar media sonrisa recordando lo que comentabas de Aznar.

BIQUIÑOS

Pablo Perez dijo...

Que hermoso! Quiero viajar y reservar un Hotel en Mexico DF para hacer todas estas cosas. Me dijeron que el turismo alla es muy bueno. Saludos!

LU dijo...

Pablo, en cuanto a hoteles en D F creo que no puedo ser de gran ayuda. He estado en el hotel Regente, muy bien situado, pero muy necesitado de una reforma. Yo no lo recomendaría. Seguro que hay opciones mucho mejores.

Un saludo