viernes, 6 de agosto de 2010

Aterrizando en México

Vuelo directo desde Madrid a Ciudad de México (Aeroméxico), algo más de 11 horas. Para los que no residimos en la capital hay que coger otro vuelo, que en esta ocasión lo realicé el día anterior (miedos a que me dejen en tierra. Ya sucedió en una ocasión y no deseo que se repita). Y con la “calurosa” acogida de K, una no se puede resistir.

¿Cómo se sobrellevan esas horas en los aires? Aferrados al mando a distancia, viendo una peli, practicando unos cuantos juegos, charlando con dos mujeres de la edad de mi madre que van a una boda (ole por ellas!!), o durmiendo. Yo opté por leer y casi me termino uno de los libros que llevaba conmigo, entre comida y comida, que también lleva su tiempo.

Salimos del avión, y hay que pulsar un botón enigmático. Si la luz es verde, adelante; si como en mi caso es roja, eso le da derecho al policía a meter sus manos en mi maleta y mochila y revolver todo, después del trabajo que me dio encajarlo como piezas de un puzzle. No, no encontró nada sospechoso.

Salimos y durante unos minutos nadie aparece con un cartel con nuestros nombres. ¿Se habrán olvidado? Finalmente un hombre nos recoge y nos cuenta una curiosa historia de policías y cambios de placas (matrícula). Las tres chicas que serán nuestras compañeras de toda esta aventura están allí al lado, a escasos metros, preguntándose también dónde se habrá metido el comité de bienvenida. Total, que hay que ir en taxi a la otra Terminal donde pudo aparcar el minibús que nos conducirá al hotel.

Hotel Regente, muy necesitado de una reforma, el agua caliente se hace de rogar antes de salir y el desayuno es bastante mediocre. Su ubicación es espléndida, aunque esta primera noche nada de todo esto importa. Cambio horario, las agujas del reloj retroceden 7 horas y hay que dormir.

(Continuará…)

12 comentarios:

eva dijo...

mexico.............. me encanta la comida mexicana, que rico

disfruta un monton una compañera de trabajo se ha ido tambien alli

Conciencia Personal dijo...

Amiga, ansiosa estoy de leer paso a paso tus pies nómadas en mi país. Quiero recrearme con tu lente y ver desde otra óptica, los diversos rostros de del país azteca.

En el 2007, mi gran amiga italiana(bloguera) decidió visitar México; tímidamente me recuerdo esperándola en el aeropuerto del D.F. con mi cartelito: Soy Monique. Ja, ja, ja... qué nervios sentía!!! Arribó con dos horas de retraso vía Roma-Atlantla-México. Un encuentro memorable, parece que nos conocíamos de años, vacacionamos juntas 15 días haciendo nuestras propias rutas turísticas, fue maravillo.

Leí el libro "CASI NUNCA" un estilo original y un mundo propio del México de 1938 plantea Demetrio, sin embargo, me dejó convaleciente.


Besos...y esperar las fotos en la segunda entrega...

Abrazos, Monique.

Alí Reyes H. dijo...

Que todo te vaya bien y avísanos cualquier cosa. No podemos viajar pero tu relato es como si estuviésemos allí

LU dijo...

Eva, cuánto tiempo””” Cómo va esa tripita?

México fueron mis vacaciones del mes de julio. Ahora lo voy a contar en el blog, con fotos y mis impresiones.

A mi también me encanta la comida mexicana (platillos, los llaman allí).

Biquiños

LU dijo...

Monique, ya me hubiera gustado buscar tu cartel en el aeropuerto a nuestra llegada. Al menos hemos hablado por teléfono y creo que todo estro nos ha unido, si cabe más, a pesar de la gran distancia geográfica.

Me está gustando mucho el estilo de Daniel Sada, pero aún no he llegado ni a la mitad. Era uno de los libros que me acompañaba durante mi viaje, pero que no tuve ocasión, ni tiempo para empezar allí. Me dejas perpleja con lo de convaleciente. Ya te contaré.

Un beso enorme

LU dijo...

Alí, ya estoy de regreso en mi casa. Han sido mis vacaciones de julio y ahora las cuento aquí. Durante mis viajes apenas me acerco a los ordenadores, necesidad de desconexión casi total.

Un beso

Mónica dijo...

Disfruta mucho de tus vacaciones, Un abrazo, me gustan los colores de México y la gente.

LU dijo...

Mónica, disfrutaré contándolo aquí porque mi primera tanda de vacaciones ya se ha terminado y ahora toca trabajar hasta mediados de septiembre.

Biquiños

Conciencia Personal dijo...

Toma tu tiempo para que elabores un buen guión de México, ja, ja...


besos, Monique.

Penélope dijo...

Lo del botón rojo es la primera vez que lo escucho (y a tí te tenía que tocar) aunque consuelate que ya sabes que si fuera yo contigo todo podía ser peor...

LU dijo...

Monique, viendo tus últimas entradas, lo mío va a ser un anecdotario, sin más.

Biquiños

LU dijo...

Penélope, era un presagio…

Peor, lo dudo. Sí ya sé que tu gafe y el mío se potencian, pero aún así, permíteme que en esta ocasión lo dude.

Te llamo mañana que hoy iba yo a todo correr, para no perder mis costumbres.

BIQUIÑOS