viernes, 14 de enero de 2011

Julie y Julia

A veces pasan ese tipo de cosas en el trabajo que me alteran y sobrepasan mi capacidad de autocontrol. Pero, afortunadamente pongo tierra de por medio, me subo al tren de regreso a casa y mi respiración se va normalizando, mi cerebro deja de crujir y ese paseo a lo largo de las Rías Baixas me devuelve a la sensatez: se acabó por hoy.

Comida reconstituyente y nada de siesta, a la calle a desgastar energías. Unas compras (capricho incluido), una conversación amigable (que todo lo alivia) y a la biblioteca a por un nuevo libro y DVDs.

Así, en esas condiciones, me planto ante esta película, ya por la noche.

TÍTULO ORIGINAL Julie & Julia
DIRECTORA
Nora Ephron
GUIÓN Nora Ephron (Libro: Julie Powell, Julia Child, Alex Prud'homme)
MÚSICA Alexandre Desplat
FOTOGRAFÍA Stephen Goldblatt
REPARTO Amy Adams, Meryl Streep, Stanley Tucci, Chris Messina, Jane Lynch, Vanessa Ferlito, Lindsay Felton, Dave Annable, Mary Lynn Rajskub
EE UU 2009, 123 min.
Nominada al Oscar: Mejor actriz (Meryl Streep)
Globo de Oro: Mejor actriz - Comedia o Musical (Meryl Streep). 2 nominaciones


Julia llega a París y de inmediato se enamora de la ciudad, de su nueva casa, todo la deslumbra. Ejerce de esposa y busca algo que ocupe sus días: el arte de hacer sombreros, partidas de cartas. Nada le satisface hasta que siente la llamada de los fogones.


¿Qué es lo que de verdad te gusta?
Comer

Asiste a unas clases de alto nivel rodeada de chefs profesionales que no minarán su empeño (aunque tenga que cortar cientos de cebollas y llorar por tanto efluvio). Su escaso dominio del francés y una odiosa directora de escuela tampoco se lo ponen fácil. Entonces se embarca en el que será su proyecto vital: escribir un libro de recetas de cocina para mujeres estadounidenses sin servicio doméstico (desirvientadas).


Julie atiende desde su cubículo a ciudadanos cabreados o desesperados que arremeten contra la pobre teleoperadora como si en sus manos estuvieran las soluciones a todos sus males. Sus amigas son unas yupis, pijas y … (esa comida de “confraternización” es para salir corriendo y no parar). Llega a casa y le suelta el rollo a su marido (un santo), quien la anima a crear un blog. Será su proyecto, durante un año (mejor con fecha de caducidad, nunca termina nada de lo que empieza, por su hiperdistracción). Tiene 365 días para preparar las recetas del libro de Julia (mención especial para el asesinato de las langostas).


Sin pretensiones, entretenida, con dos vidas en tiempos diferentes que se asemejan, se entremezclan y entran en éxtasis gastronómico luciendo collar de perlas. Y todo este rollo para reincidir en algo que cada vez tengo más claro, muchas películas me gustan (o todo lo contrario) dependiendo de “mi momento”. Y, ésta en concreto, me dejó con muy buen sabor de boca después de un día para olvidar. Bon apetit.





12 comentarios:

Bargalloneta dijo...

Yo me lo pasé taaaaaaaan bien...
tienes razón en lo del momento en que ves la peli... pero para mi cualquier momento es bueno para ver a mi Meryl!!! la ví en VOS y está taaaaan fantástica que no hay nadie que hoy en dia pueda superarla... la peli nada pretenciosa y la mar de graciosa, de muy buen ver.
Bon apettit!!!!
un beso

troyana dijo...

Filla,
te doy la razón,las películas entran mejor o peor dependiendo del momento,pasa igual como con la comida,ahora que pienso,no entra igual el chocolate en un momento u otro ni tampoco una taza de caldo caliente,por poner un ejemplo,invernal;)
En cualquier caso,no he visto la película,pero haré por verla,de cuando en cuando,no todo puede ser realismo (o hiperrealismo)tipo Biutiful.
Y en cuanto a "los días rojos" que diría Audrey en "Desayuno con diamantes".A ver que me diga alguien,que no ha tenido nunca uno de esos días en que todo sale del revés.Lo bueno,es que ésos,también pasan.
biquiños

LU dijo...

Bargalloneta, de acuerdo totalmente, es una delicia, sencilla y entretenida, con toques de humor y bien llevada. El como secuencia ambas historias también ayuda. El optimismo de Julia es tan contagioso.

Biquiños

LU dijo...

Troyana, me gusta la sensación que nos deja determinado tipo de películas, de bienestar, relax, sonrisa en los labios. Ligera, con buenas intenciones. Ideal para acabar un día cualquiera, independientemente a lo cargada o cargante que haya sido la jornada.

Hoy es sábado, hace un día fantástico y apetece disfrutarlo.

Biquiños

White Gold dijo...

También me gustó mucho esta película aunque todo lo que hace Meryl Streep me gusta!!!A ella es a la única actriz "madura" que le siguen llegando papeles buenos... es una pena lo que pasa en Hollywood con las actrices que ya han cumplido una edad, pero eso sería otro debate...

Pues sí, hay días que dices "para qué me he levantado yo?" y una peli o una canción te levantan el ánimo. También pasa con los libros, dependiendo del momento en que los leas, captas de una manera u otra el mensaje del autor y te llega a lo más profundo, lo mismo tb con las canciones... no sé los estados de ánimo influyen mucho en todo!!!

LU dijo...

White Gold, las actrices maduritas no abundan en las producciones que nos llegan de Hollywood donde juventud e inmediatez son las reglas femeninas generales.

Cine, literatura y música, esenciales las tres, claro que sí.

Un rato por la red y de fondo un concierto de Radiohead, uno de esos grupos que me gusta escuchar en cualquier momento, y que tienen la capacidad de emocionarme.

Biquiños

Conciencia Personal dijo...

Querida amiga, compré la película y está en mi lista de espera, acabo de ver " El latido del tambor" y "El otro muro"

besito, Monique.

LU dijo...

Monique, ojalá te guste y te deje esas buenas sensaciones al acabar de verla.

Biquiños

Kashtanka dijo...

Me encantó, me encantó, me encantó!!! LA vi hace tiempo y me influyó a la hora de crear mi propio blog (aunque sin las mismas pretensiones). Magnífico papel el de ambas actrices.
Un abrazo, Lu!!

LU dijo...

Kashtanka, tiene mucho encanto, momentos de risas y una historia bien llevada. M. Streep puede con todo. Ante todo, me sorprendió porque la cogí por simple curiosidad y me dejó un gran sabor de boca y unas cuantas risas. Qué sano es reirse!!!

Biquiños

Teléfila dijo...

Tu crítica y la mía como el agua y el aceite ¿eh? Me dormí, no pude eitarlo, menudo peñazo de peli. Por estupenda que sea Meryl y lo mucho que me gustan Amy Adams y Stanley Tucci, no me convenció nada.

Curiosidad: Hoy en la Fnac he tenido el libro de Julia Child en la mano.

LU dijo...

Teléfila, sí, parece que hablamos de dos cosas distintas. Al fin y al cabo, ésa es parte de la magia del cine. Ante una misma película, puede haber tantas opiniones como espectadores que la vean.

Y además, creo que eso también influye mucho, depende del momento en que la veamos.