martes, 5 de abril de 2011

Ojos negros

TÍTULO ORIGINAL Oci ciorne
DIRECTOR Nikita Mikhalkov
REPARTO Marcello Mastroianni, Silvana Mangano, Marthe Keller, Elena Sofonova, Pina Cei, Vsevolod Larionov
GUIÓN Alexander Adabachian, Suso Cecchi d'Amico, Nikita Mikhalkov (Cuentos de Anton Chejov)
MÚSICA Francis Lai
FOTOGRAFÍA Franco di Giacomo
Italia 1987, 118 min.
Nominada al Oscar: Mejor actor (Marcello Mastroianni)
Festival de Cannes: Mejor actor (Marcello Mastroianni)

Mikhalkov, admirador de Chejov, funde tres de sus cuentos: La dama del perrito. Una mujer y El aniversario, en esta historia; dotándolos de una visión muy particular, con el gran Mastroianni llevando al personaje principal a su terreno.


Hace unos días terminaba un excelente volumen de cuentos de Anton Chejov, y me disponía a deleitarme con su fragancia en esta versión cinematográfica. Buscaba aires rusos, y me encuentro sumergida en lo más profundo del universo de Fellini y Visconti. Incapaz de asimilar esta metamorfosis, no puedo apreciar todo lo que Miguel Ángel Palomo (El País), resume en este efusivo párrafo:

"Deliciosa evocación romántica que viaja al interior de las emociones. Una película preciosista, al tiempo trágica y tierna (...) Un auténtico ejemplo de cine poético, una explosión de sensaciones con las que reír, llorar y sentir la magia de unas imágenes irrepetibles"

Triste resumen de la vida de un hombre que apenas recuerda unos breves instantes de felicidad. Cual absurda parodia ha rodado de una mentira a otra. Cuando por fin descubre el amor, es incapaz de reaccionar (muy chejoviano), ¿o nos engaña con algo que nunca sintió?


Una secuencia encantadora

Mejor, leemos lo que nos cuenta al respecto Eloy aquí.




HACE UN AÑO Y UN DÍA: Hal Hartley & Jim Jarmusch

HACE UN AÑO: Soul Kitchen

12 comentarios:

LU dijo...

FURIOSA con blogger, desde hace un par de días me trae loca cada vez que quiero publicar una entrada. No quedan como a mi me gustaría, pero ya empiezo a desesperarme y no entiendo qué pasa…

eloy dijo...

A mí me pasaba lo mismo con blogger. Ahora me va bien porque he cambiado el navegador Internet Explorer por el Mozilla Firefox. Cuando la hago la entrada con Mozilla me quedan tal como las dejé. Con el Explorer se me descoyuntaba todo. Desesperante!!!

Tengo una especial debilidad por Ojos negros y por Marcello. Conozco a gente que no le gusta, pero a mí me conquistó la película y lo ha seguido haciendo en sucesivas revisiones. Incluso escribí un poema (tengo un blog de poesía inspirado en Ojos negros, si te apetece leerlo:
http://leolo-eloy.blogspot.com/2009/12/ojos-negros.html

biquiños (se dice así?)

Manderly dijo...

Yo no estoy teniendo problemas... de momento porque hay días que... grgrgrgrrrrrr!!!

La tendré en cuenta porque tus recomendaciones siempre me gustan aunque en principio no me gusta demasiado Mastronianni.

Besinos.

troyana dijo...

Lu,
recuerdo esta película porque la vi a raíz de este estupendo post de Antígona de la Cólera de Aquiles http://lacoleradeaquiles.blogspot.com/search?q=ojos+negros
Por otra parte,en relación al protagonista,me aterra la sola idea de vivir una vida en la que no se ha sido feliz,no porque la vida no te haya tratado bien,sino porque no has tenido el valor de perseguir y alcanzar lo que verdaderamente deseabas.
Biquiños

Miguel dijo...

La historia me gustó. No tomar decisiones que hacen perder lo que realmente quieres por una tranquilidad que solo es externa, pero que terminas por arrepentirte de no hacer algo en el momento adecuado. No lleva bien, desde mi punto de vista, el paso del tiempo.
Un beso.
(con Mozilla parece que funciona mejor Blogger, pero de vez en cuando me borra lo escrito... y me exaspera)

LU dijo...

Eloy, tuve problemas hace tiempo, pero se solucionaron solos. Ahora es que no me deja copiar textos, lo coloca como le da la gana… Probaré con alguna alternativa al Explorer, y yo echándole la culpa a Blogger… qué atrevida es la ignorancia.

Ya he leído ese poema, que refleja muy bien el universo de los protagonistas, Anna y Romano, con ese cierre de Chejov. Precioso.

Yo apenas recordaba esta película, vista hace años. Y después de leer a Chejov, me pareció buena idea acercarme a este director ruso.

En mi caso tener reciente un texto literario no me ayuda a disfrutar del cine. En mi imaginación me monto yo mi propia versión, y, claro, no coincide con ninguna.

La idea de esta propuesta me atraía. 3 relatos fundidos. Sin embargo creo que se pierde en artificios y cambios bruscos. Tú hablas de varias partes, que, para mi, incluso parecen partes realizadas por mentes distintas. A medida que se avanza se pierde ya del todo; y al final a mi hasta me queda una duda sobre si esa historia que cuenta Romano es verdadera o es una más de sus patrañas de mentiroso compulsivo, necesitado de una vivencia imaginaria para contar, que le escuchen, y creerse él mismo sus “hazañas”.

Demasiado Fellini – Visconti…

Biquiños (lo pronuncias perfectamente…)

LU dijo...

Manderly, a mi no me ha convencido esta película. Puestos a recomendar, que no es lo mío, optaría por el libro de cuentos de Chejov, al que dedicaré ya una entrada.

Y no es por desanimarte, pero el alna de esta historia es Mastroianni, al más puro estilo de este actor.

Besiños

LU dijo...

Troyana, quise copiar parte de este párrafo, que ahora releo en el enlace que mandas, pero por esos problemas técnicos, me cansé y no lo hice. Aquí va:

"Yo he vivido cada día como si fuera una parodia... una mala imitación. (...) No me acuerdo de nada. Si muriese en este momento y el padre eterno me dijera: "Romano, ¿qué recuerdas de tu vida?"
La nana que me cantaba mi madre cuando era pequeño, el rostro de Elisa la primera noche, y las brumas de Rusia".

Ese sentimiento de vacío es desolador, y más si tenemos en cuenta que tuvo la posibilidad de cambiar su vida, de amar, de ser verdaderamente feliz (o no, pero al menos lo hubiera intentado), al alcance de la mano, lo rozaba; y se paró en seco: por miedo, por comodidad, por no saber tomar una decisión, por mantener su estatus, por querer seguir siendo ese niño que escucha la nana de su madre y que no quiere quedarse dormido porque cree firmemente que esas horas de la noche es cuando suceden las cosas más emocionantes.

Terrible

LU dijo...

Miguel, este hombre llevaba una vida en la que todo se lo daban hecho. El dinero lo pone su mujer. Con ese dinero y su posición social puede disfrutar de los placeres que se compran. El amigo le da la idea de los vidrios que le servirá de excusa para su surrealista viaje a Rusia. Y cuando parece que ya ha hecho lo más complicado (esa terrible burocracia soviética, qué divertida la estampa de la firma), regresa a Italia para… ¿para qué?

Hace poco leía que la felicidad es mayor mientras anticipamos algo, que cuando lo obtenemos. Pues será eso…

Biquiños

LU dijo...

MAGIA. Gracias Eloy, efectivamente una alternativa al Internet Explorer y todo solucionado. Estoy probando con el Google Chrone.

Kashtanka dijo...

Menuda sospresa!! No tenìa idea de que existiese un film como este. Lo veré seguro, ademàs, andaba buscando pelìculas ambientadas en la Rusia de la época...veremos ese toque ìtalo...
Mil gracias!!

LU dijo...

Kashtanka, aviso, de Rusia no tiene casi nada… Que la disfrutes.

Biquiños