sábado, 9 de abril de 2011

La chica del tren


TÍTULO ORIGINAL La Fille du RER

DIRECTOR André Téchiné

REPARTO Emilie Dequenne, Catherine Deneuve, Michel Blanc, Mathieu Demy, Ronit Elkabetz, Nicolas Duvauchelle

GUIÓN André Téchiné, Odile Barski (Novela de Jean-Marie Besset

MÚSICA Philippe Sarde

FOTOGRAFÍA Julien Hirsch

Francia 2009, 105 min.

Madre e hija viven juntas y en aparente armonía. Louise cuida niños y colabora activamente en la búsqueda de trabajo para Jeanne, que recorre la ciudad en tren y sobre sus patines mientras escucha música. Conoce a un chico y ante él inventa una vida mejor. Juntos se dedicarán a vigilar un extraño almacén. Ambos ocultan algo, Jeanne con mentiras y Franck porque ella no le pregunta. Pronto saldrán las verdades a la luz y entonces la historia toma un nuevo y extraño giro hacia una mentira evidente, y sin un claro objetivo.

Durante toda la película intuimos que algo extraño va a suceder. Curiosa estrategia del director para reflexionar sobre: la manipulación de la información y las dimensiones que puede alcanzar una noticia no contrastada, una mentira que podría desvanecerse y olvidarse pero que alcanza dimensiones estratosféricas.


Esta historia se convirtió en el espejo de todos los miedos de Francia, miedos profundamente anclados en la sociedad, una revelación de lo que llamamos el inconsciente colectivo. ¿Cómo una mentira asilada se transforma en una verdad respecto a la comunidad y sus miedos?

Usé sus patines para dar una idea de libertad y movimiento, el gozo de estar en el suelo y a la vez poder despegar. Quería algo ligero como un baile. En esta primera parte, sobre todo, tuve que evitar avanzar la tormenta que se avecinaba. Odio la sombra del drama inminente. Era necesario mostrar momentos de felicidad.

La película expone todas las fases de la espiral, pero deja que el espectador encuentre su propia respuesta. Cada uno deberá intentar comprender cómo este asunto se fue de las manos de esa manera. Por encima de todo, no quería hacer una película con mensaje.

Quería hacer una película-canción donde la poesía y la historia se fusionaran, lo contrario a una película basada en hechos reales.

Extractos de una entrevista a André Téchiné









HACE UN AÑO: An education

9 comentarios:

Kashtanka dijo...

Qué buena pinta tiene!!!Pasa a mi lista de inmediato. Gracias, Lu.
Madre mìa, cuantas novedades tienes para mì :)
Besetes.

LU dijo...

Kashtanka, vaya paseo te has dado por aquí. Lo tuyo es aguante, je je je

Mi tartaruga te va a nombrar invitada especial.

Es muy interesante esta película, por la historia y por todo lo que da de sí una vez que acabas de verla.

Biquiños

troyana dijo...

Lu,
me has dejado intrigada con el argumento,no desvelas del todo la trama,pero se intuye que invita a la reflexión y al debate.La anoto.
biquiños

Manderly dijo...

Tomo nota porque todavía no la he visto.
Es interesante el tema. Me reucerda a cuando una mentira no es tanta mentira como todos piensan aunque en realidad desconocían la verdad. Ups, no sé si lo expresé bien, pero un ejemplo está en La calumnia de W. Wyler.
Saludos!

LU dijo...

Troyana, es la base del argumento, el debate y la reflexión. Intento no desvelar nada importante, aunque esta vez he contado bastante…

Que la disfrutes

LU dijo...

Manderly, en este caso, la finalidad de la mentira no es fácilmente clasificable, no tiene un objetivo aparente… aunque quien miente sabe el motivo…

Biquiños

xalons dijo...

A mi no me convenció del todo aunque tiene cosas que me gustaron bastante, pero el resultado final se me hizo algo endeble para mis expectativas.

xalons dijo...

En mi reseña si que cuento alguna parte importante de la trama así que quién la lea queda avisado de que contiene spoiles:

http://cdecine.blogspot.com/2010/07/la-fille-du-rer-la-chica-del-tren-2009.html

LU dijo...

Xalons, todos los preparativos de la historia, ir conociendo a los personajes, buscar que hay tras el noviete de la chica, ilusionarnos con ella, pero no dejando de lado cierta inquietud. A mi me tuvo en vilo gran parte de la película y el final desmontó por completo lo que iba creciendo en mi cabeza.

Lo que menos me gustó es la historia paralela del abogado judío y su familia. Esa comida en el campo no me parece nada creible, aunque la escena de la noche en la cabaña me gusta. Ella es más niña de lo que quiere aparentar, y necesita sentirse admirada, guapa, diferente, libre sobre sus patines. Se enamoró y se equivocó. Creía que era un amor perfecto y duradero.

Biquiños