viernes, 23 de abril de 2010

Costumbres literarias


El Día del Libro, y cumplo con mis tradiciones. Al salir del trabajo me voy directamente a esa librería que tanto me gusta. En la mano una pequeña lista: un encargo, dos regalos y otros dos caprichos personales. Salgo con el cargamento completo, una rosa y una botella de Albariño. Y más contenta que una niña con juguetes nuevos.



La historia siguiente – Cees Nooteboom

Los brazos más grandes del mundo me habían sacado de la cama en Ámsterdam y, por lo visto, me habían vuelto a acostar en una habitación de Lisboa.

Eso es exactamente lo que le sucede a Herman Mussert, que se despierta en una habitación de hotel del pasado, a muchos kilómetros de su casa.

. Al despertarse, su primera sensación no es de sorpresa, sino que siente un extraño escalofrío por la posibilidad de ser otro y por la hilarante probabilidad de estar muerto. El hombre de Amsterdam tal vez esté muriendo, pero el de Lisboa contará la historia de su vida y la de las dos mujeres que fueron importantes en ella. Éste será el inicio de esta breve novela, llena de inteligencia y sabia ironía, sobre el sentido que tienen las metamorfosis y la muerte, tanto para el mundo de los clásicos grecolatinos como para el pensamiento científico.

Nunca he tenido un interés exagerado por mi propia persona, pero esto tampoco implica que fuera capaz de dejar de reflexionar sobre mí, sin más, cuando quisiera; lamentablemente éste no era el caso. Y esta mañana tenía algo sobre lo que reflexionar; eso es cierto. Otra persona hubiera hablado de un asunto de vida o muerte, pero yo no utilizo este tipo de palabras grandilocuentes; ni siquiera cuando no hay nadie cerca, como entonces.

Mi apartamento está lleno de libros que me permiten vivir allí, entre ellos.

… momento del adormilamiento, cuando el espíritu debe rendirse ante el cuerpo que se ha resignado a la oscuridad de la noche con el servilismo de los criados y no quiere nada más que fingir ausencia. Ayer fue distinto. Notaba que el pensamiento que me ocupaba, fuera el que fuese, intentaba desesperadamente llegar a un acuerdo con la perezosa ola que parecía arrastrarme.

Los relojes, en mi opinión, tenían dos funciones: la primera era decirle a los hombres la hora que es, y la segunda imbuirme en el hecho de que el tiempo es un enigma, un fenómeno licencioso y desmedido que se niega a dejarse conocer y en el que nosotros hemos introducido un orden aparente desde la impotencia.

..la conversación se compone, en su mayor parte, de cosas que no se dicen.

No, esta noche no devolvía las palabras, estaban suspendidas en algún lugar alrededor del mundo, fueron robadas para otras bocas; otras frases; se habían convertido en el accesorio de mentiras, noticias de periódicos y cartas, o yacían en una u otra playa al otro lado del mundo; arrojadas por la marea, vacías, incomprensibles.

¿Debemos convenir en que yo fui feliz ese día? En mi caso, esto siempre va unido a la pérdida y, por consiguiente, con la melancolía; pero el tono básico era felicidad.

10 comentarios:

Pepe del Montgó dijo...

Ya sabía yo que tu no podías faltar hoy con un libro y una rosa. A mi también me han regalado un libro, "20 cuentos de cine", pero ha sido el FNAC, cuando he comprado el DVD "Amanece que no es poco". Te adelanto por si tardo en leerlo: cuentos relacionados con el cine y con prólogo de Diego Galán. Por cierto el festival de cine de Málaga se está convirtiendo descaradamente en un mercado que igual te venden un aceite, un vino o un DVD.

KASHTANKA dijo...

Hola Lu, no nos has desvelado los tìtulos, supongo que apareceran màs adelante. Ays, entiendo tu emociòn y buen humor. Aquì, no se celebra nada hoy. Bueno, decirte ademàs que con todas tus buenas recomendaciones estoy pensando seriamente en recurrir a Amazon, uuuf... creo que no serà lo mismo que ir a una librerìa, y lo peor es que abusarìa al estar en Espanyol y me tendrìa que deshacer de ellos para la vuelta :(
Un abrazo enorme y a disfrutar de los caprichos!

Jack dijo...

El FNAC regalaba en el Festival "Cuentos de cine" con prólogo de Diego Galán y eso será lo que me ponga a leer. Como siempre algo relacionado con el cine.

LU dijo...

Pepe, es el segundo año que La casa del libro, hace este regalo con la compra de este día señalado: vino, rosa y literatura, excelente mezcla.

Cuentos de cine, suena fantástico, ya contarás, sea en breve o dentro de un tiempo.

Yo también estoy con algo que relaciona al cine y a la literatura. Una novela de Manuel Gutiérrez Aragón, que se ha leído mi hermana y le ha encantado.

Un beso y una flor.

LU dijo...

Kashtanka, la canadiense es Alice Munro. Aparece ya en la barra lateral del blog porque lo empecé ayer por la noche. Y la ferrolana es Mercedes Castro que acaba de publicar su segunda novela, Mantis.

Lo de estar de paso en u sitio y acumular cosas es muy complicado. Sin comparación posible, pero te entiendo, porque yo me fui 5 años a Salamanca con la sana intención de no llenar la habitación en la que vivía. Al volver a Vigo no me podía creer la de cosas que había ido acumulando en ese tiempo. Dejé allí libros, música…. Pero claro, Canadá está mucho más lejos y no puedes pedir socorro para que vengan en coche a recogerte a ti y a tus cajas.

La solución con los libros es un ebook, por darte una idea. Incluso te puedo facilitar direcciones de descarga gratuita….

BIQUIÑOS

LU dijo...

Jack, es curioso porque yo de cine cada vez leo menos.

Lo del Festival de Málaga y la multiventa de productos suena un tanto extraño, pero, en cualquier caso podéis disfrutar de un evento así, que no es poco. Por aquí nada de festivales, ni parecidos….

Biquiños

Thabitha dijo...

Se debería fomentar más esa idea de "un libro y un albariño" en vez de la rosa jaja. Me gusta la idea!
Biquiños

Mónica dijo...

Me alegró saber por las letras que me dejaste que te ibas a dar un paseo entre libros y rosas y ahora ver los libros en tu rincón de casa. Yo compré varios para regalo, algunos de infantil, y el "Lo que esconde tu nombre" de Clara Sánchez. Un abrazo y feliz comienzo de semana.

LU dijo...

Thabitha, o mejor el set completo, libro, rosa y vinito. Grandes-pequeños placeres.

Un besiño

LU dijo...

Mónica, el de Clara Sánchez tiene muy buena pinta, pero al final lo descarté porque ví que ya lo tenían en la biblioteca.

Un besote veraniego