lunes, 13 de octubre de 2008

Jardín Botánico (Montreal)

Es realmente extraño. No me considero una persona amante de las plantas. En mi casa no hay ninguna. Apenas diferencio un cactus de una enredadera, o un pino de un abeto (y no exagero). Las flores nunca me emocionaron (aunque todavía recuerdo el primer ramo de rosas rojas que llegó por sorpresa). Y sin embargo he visitado varios Jardines Botánicos. Supongo que curiosidad o dejarme llevar, como en esta ocasión.
Un largo paseo, con especial atención a la parte dedicada a China y Japón (el jardín zen, tan relajante). Cansancio y espera hasta la hora señalada, al caer el sol, para el encendido de las linternas. Ni un solo chiringuito donde degustar una cerveza o tomarse un café reconfortante.
Nos sentamos frente al estanque y disfrutamos de esa maravillosa luz del atardecer. Espectáculo visual repleto de magia y sombras.
Web del Jardín Botánico de Montreal






Montreal, septiembre 2008

No puedo evitar pensar en esta canción:


Un día más me quedaré sentado aquí
en la penumbra de un jardín tan extraño
Cae la tarde y me olvidé otra vez
de tomar una determinación
Esperando un eclipseme quedaré
Persiguiendo un enigma
al compás de las horas
Dibujando una elipse
me quedaré
entre el sol y mi corazón
Junto al estanque me atrapó la ilusión
escuchando el lenguaje de las plantas
Y he aprendido a esperar sin razón
Soy metálico en el Jardín Botánico
Con mi pensamiento sigo el movimiento
de los peces en el agua

16 comentarios:

imaging68 dijo...

Curioso juego de luces y colores; como los autómatas en el los jardines de Versalles.
No soy tampoco conocedor de plantas, pero disfruto rodeado de ellas. Y si es con una cañita, más.
Me trae recuerdos la canción. Tiempos remotos...
Besazos

La Dama Se Esconde dijo...

Era realmente bonito, transmite magia el reflejo de las luces en el agua, y las figuras como de cuentos infantiles.
Sí que evoca muchos recuerdos esa canción, pero la oigo ahora y me sigue sonando igual de bien. Esa voz de Santiago Auserón...
Biquiños

eva dijo...

me han encantado las fotos, a mi las plantas ......... parece que los geranios y los ficus se me dan porque ya llevan 2 años mínimo conmigo y no se han muerto.
Santiago Auserón, que recuerdos esta canción.
Biquiños

Penélope dijo...

A mi las plantas me gustan un poquito más que a tí pero sin abusar. Cuido las que me regalan y procuro tener siempre flores frescas en algún que otro sitio de mi casa, me alegran. La canción no la conocía y tampoco me dice nada. Las fotos guays. POn más fotografías de tu viaje a Canadá (yo creo que nunca podré ir así que hazme ese favor).
Nos vemos.

La Dama Se Esconde dijo...

Eva, a las plantas hay que cuidarlas, cada una con lo suyo, y yo no tengo ni paciencia, ni ganas. O las riego y las ahogo o las dejo más tiesas que un palo. Lo cierto es que no me gustan demasiado y tampoco pongo mucho empeño.
Biquiños

La Dama Se Esconde dijo...

Penélope, es fácil superar mi pasión por las plantas....
No conoces la canción... Eso es que no la has escuchado bien. Haz un poquito de memoria.. Retrocede bastantes años, Radio Futura...
Pondré más fotos de Canadá, claro que sí.
Disfruta de cada buena sensación y deja que los demás te veamos más feliz y optimista, porque necesitamos que estés bien, que sonrías.
Biquiños

Conciencia Personal dijo...

Ante tal maravilla, el café, la cerveza, el tinto, sobran. Preciosas fotos donde la mirada y la palabra silencian para dar paso a la admiración.

Bellos momentos que compartir, queremos más fotos...

Cariñosamente, Monique.

MONICA dijo...

Gracias por este post de jardín, lo veré tranquilamente en casa. Besitos y buena mañana :)

La Dama Se Esconde dijo...

Monique, es verdad que sería secundario el café o la cerveza; pero, contextualizo. Era nuestro segundo día en Canadá, arrastrando el cambio horario y un viaje que se hizo mucho más largo de lo previsto, como consecuencia de una espera por un cambio de avión. El primer día fue aprovechado al máximo, no paramos de andar. El segundo día tampoco fue muy relajante y al Jardín Botánico fuimos por la tarde después de comer. Lo recorrimos durante más de 2 horas, y no en su totalidad. A las 6 tocaba descansar y en ese momento fue cuando un café o algo fresquito para beber hubiera estado bien. Más de una hora hasta que el sol cae por completo y se iluminan todas las linternas en la parte china de los jardines. Un mundo de ensoñación y fantasía.
Biquiños

La Dama Se Esconde dijo...

Mónica, va lento, pero seguro. Quiero hacer como apartados porque vimos sitios increíbles; y además es como alargar un poco más todas las sensaciones del viaje.
Biquiños

PEPE DEL MONTGO dijo...

Pués después del cine la botánica es mi pasión. Desde la hierba más insignificante hasta el árbol mas portentoso. Me gusta conocerlas por su nombre. Yo hubiera disfrutado en ese jardín botánico. Más fotos, please.

La Dama Se Esconde dijo...

A mi me gusta pasear entre árboles, respirar el aire de la hierba mojada, pisar las hojas que caen en otoño, soñar mirando un jardín zen o escuchar el susurro de los árboles...
Pondré más fotos, muy pronto.
Buenas noches

APO (Bem-Trapilho) dijo...

lindas fotos! :)
besitos desde Portugal! :)))

La Dama Se Esconde dijo...

Apo, Obrigado, me alegro de que te gusten las fotos. Y bienvenida a mi blog.
Benvida
Biquiños

KASHTANKA dijo...

Es increible, cuando tù viajaste a Montréal yo era una recien llegada. Las mismas cosas nos sorprendieron!! Buenìsimo!!

LU dijo...

Cuando empezaste a hacer comentarios en mi blog y ver que nos unía por un lado el universo canino y por otro Canadá, reconozco que me alegré mucho de tenerte entre mis lectores y poder entrar de visita en tu blog.

Gracias por compartir conmigo todos mis maravillosos recuerdos de este magnífico viaje.

Y en un par de semanas rumbo a México….