viernes, 10 de febrero de 2012

No importa de Agota Kristof


"Por la mañana, cuando despierte ante su dinero y sus joyas, no faltará nada. Sólo un día de su vida."

Colección de relatos breves. Se caracteriza por su inmediatez y contundencia.

Texto de contraportada:

Un hombre se convierte en estatua en el momento en el que abraza a su perro por última vez; una mujer se asombra cuando su marido se hiende el cráneo al caer de su cama sobre una hacha; un niño se va junto a un puma "espléndido, beige y dorado", como salido de un cuadro surrealista, para encontrase con su padre…

Y además: un hombre espera durante toda su vida la llegada de una carta de sus padres con una explicación sobre su abandono; un marido quiere hacer una fiesta de cumpleaños para su esposa en casa y se ofrece a organizar todo (algo que no parece vaya a cumplir); se traslada de la gran ciudad al ampo en busca de paz, pero un nuevo plan urbanístico e industrial lo cambiará todo; una confusión al marcar un  número de teléfono provocará un posible encuentro

No importa

Arriba, abajo, cardos alpinos.
Alguien canta algo.
No importa, ni siquiera es bonito, es una canción triste, vieja, vieja.
-         ¿Y mañana? ¿Te levantas, adónde vas?
-         A ninguna parte. Aunque quizá sí vaya a algún lugar.
No importa, de todos modos no está bien en ninguna parte.
Pero dormir es difícil. Hay campanas que suenan, hay relojes.

-         Extienda su pañuelo señor. Me gustaría arrodillarme.
-         Sí, claro.
Eran dos en el tranvía. Uno hacía sonar la campana, el otro hacía los agujeros.
No había nadie para bajar en la parada final.
Sin embargo, ahí es donde se detienen todos los tranvías.
Tampoco había nadie para subir.
No importa.
Se ponen de rodillas, intercambian palabras.
-         ¿Quiere hablar conmigo?
-         Pensaba que usted quería rezar.
-         Ya está
-         Oh, es diferente. Entonces podemos irnos. Mañana te llamaré por teléfono.
-         ¿Cuáles son las novedades?
-         ¿Cómo están los niños?
-         Se lo agradezco. Por ahora sólo dos están enfermos. Los mayores van a las tiendas para calentarse. ¿Y en su casa’
-         Nada en especial. Nuestro perro se ha vuelto limpio. Hemos comprado muebles a crédito. De vez en cuando nieva.





No hay comentarios: