martes, 16 de febrero de 2010

Y punto – Mercedes Castro

Me lo he pasado estupendamente leyendo este fabuloso libro. Es contundente, fresco, ágil, y, sobre todo, escrito con un estilo envidiable, directo a nuestro cerebro, a nuestras emociones.

Clara Deza, subinspectora de policía, ha de resolver unos asesinatos. Y, además, nos hace partícipes de su vida interior, sus miedos, su soledad, su fragilidad y su fuerza.

Qué sorpresas esconden las vidas que creemos conocer, qué facetas secretas se nos ocultan para mostrarnos sólo una faz simple y sin doblez que nos ahorre la tarea de molestarnos en entender a los demás.

Cualquier cosa le pone nervioso, hay que ver qué delicadito es el tío, un vello púbico rizado como un caracol en la taza del váter, pelos de gato entre las mantas, resquicios de luz colándose entre los agujeros de las persianas, cebolla en la tortilla, camisas mal planchadas, que meta las marchas del coche con brusquedad, encontrar en sus cepillos cabellos largos que serán míos, llamadas para mí a deshoras, que me eche a llorar por nada, dice él, o por algo absolutamente banal. Y que le jodan los cinco primeros minutos del telediario.

Como no tengo destino, como no tengo fines ni final, como voy por la vida sin seguir siquiera una línea porque por no tener no tengo ninguna meta prevista, ninguna cima adonde llegar, ningún trauma de infancia que haya cincelado en mi conciencia la marca imborrable de la superación, vago por mi existencia pisando las huellas que han dejado los pasos de los otros, obedeciendo órdenes porque es más cómodo que tomar decisiones, dejándome bandear por los envites del viento o por el impulso que, en la puerta giratoria en que estoy metida, imprimen pasajeros habituales al entrar o salir de mi corazón, de uno a otro lado, escondiéndome en las palabras de los demás, adaptándome a sus decretos y siguiendo el cauce de la corriente, curiosa por ver adónde me lleva y quién soy.

… la confianza es como una pompa de jabón frágil, inconsciente, huidiza. Cualquier gesto puede romperla, cualquier palabra a destiempo puede dejarla escapar.

Hay que ver qué cruel, qué injusto es el amor. Un día eres el motor de su vida y a los cinco minutos se te cae un plato o rompes una de sus figuritas de porcelana y ya no queda nada. Por el acto más nimio, algo incluso que escapa a tu control, que está escrito en tu destino, dejas de ser perfecto

Principio del libro

Su blog

Entrevista




HACE UN AÑO Y UN DÍA: El compromiso

HACE UN AÑO: Ayer

6 comentarios:

KASHTANKA dijo...

Gracias!!Me lo voy a apuntar en mi lista, para leerlo un día de estos. Pero me suena a otra Almudena Grandes u otra Marien Keyes

Un saludete!

LU dijo...

Almudena Grandes es una de mis escritoras favoritas. En común con ella, podría tener un dominio de la lengua impresionante y un mimo especial hacia los personajes, en este caso, la protagonista es una mujer que está brillantemente descrita. Utiliza una técnica de intercambio de primera, segunda y tercera persona para diferenciar los planos externo e interno de Clara, y lo hace de forma brillante. Vamos, que me ha parecido INCREIBLE.

Y leyendo la entrevista, me gusta su forma de construir, de ver la edición y creación, a su aire, con mucha dedicación (este libro, que es su primera novela, le supuso 9 años de trabajo).

Ya me dirás que te parece si te lo lees.

Biquiños

key dijo...

Leyendo esde inicio, me gustó que escriba de esa forma cercana (decir los polis en vez de policía) o referencias a Ripley y al Cola Cao.
Así aunque no me atraiga la historia, que aun no lo sé, al menos se hace ágil la lectura.

LU dijo...

Key, es de lectura muy ágil, con muchas referencias musicales, cinematográficas y de literatura.
Los párrafos seleccionados no representan nada de la acción, que tiene un par de puntos álgidos y constantes dudas sobre los culpables y las relaciones entre ellos. Muy lograda, de verdad.

Biquiños

Conciencia Personal dijo...

Querida amiga:

Mañana estaré en la Feria Internacional de libro en el la ciudad de México, seguramente me lo traigo, el sello Anagrama siempre es garantía. Te contaré tan pronto lo lea.

Besos y abrazos todavía invernales, Monique.

LU dijo...

Monique, seguro que te has traído cosas muy interesantes.

Un beso muy grande