sábado, 13 de septiembre de 2014

Los millones de Santiago Lorenzo

Presentación del autor

En 1992 creó la productora El Lápiz de la Factoría, con la que dirigió cortometrajes como Bru, Es asunto mío o el aplaudido Manualidades. En 1995, produjo Caracol, col, col, que le valió pisar con calma la alfombra roja de los Premios Goya, que ganó en la categoría a Mejor Corto de Animación. Cuatro años después estrenó la película Mamá es boba. En 2001 abrió, junto a Mer García Navas, Lana S.A., un taller dedicado al diseño de escenografía y decorados. En 2007 estrenó Un buen día lo tiene cualquiera.  Harto de los tejemanejes del mundo del cine, decidió cederle sus ideas a esto de la literatura, publicando las novelas Los millones y Los Huerfanitos.

La novela

A Francisco le toca el premio gordo de la Primitiva, y no puede cobrarlo por no tener DNI. Es un ser solitario y marginal, perteneciente a las agonizantes filas del GRAPO. Cada día pasa horas cosiendo etiquetas falsas en camisetas y apostado a la barra de un bar a la espera de instrucciones para una acción inminente. Sobrevive a duras penas, en un cochambroso piso, obsesionado por cualquier gasto improvisado que desajuste su precaria economía.

Me costó engancharme a la historia. La descripción detallada de las miserias del protagonista no me provocaban ni la más mínima empatía o pena. El lenguaje empleado en ocasiones distrae y distancia. A medida que entran en escena otros personajes y la acción se dinamiza, mejora de forma considerable. Enternecedor el momento de la colisión del tren. Amor entre dos desarraigados.


No hay comentarios: