martes, 12 de febrero de 2013

El sabor de la sandía + Mujer desnuda, mujer negra



El sabor de la sandía

SINOPSIS Taiwán sufre una terrible sequía. En televisión se dan instrucciones para ahorrar agua al mismo tiempo que se promueve el consumo de zumo de sandía. Sin embargo, cada uno tiene sus propios métodos para encontrar agua. (Desde luego quien lea este resumen, ni se imagina el contenido real de la película).



Tenía gran curiosidad por esta cinta, y desde luego, es de las que no deja indiferente. Historia tórrida, en un ambiente de calor asfixiante. Las botellas de agua y el sexo son los principales protagonistas. Fantasías con sandías, pasillos tétricos de un edificio de apartamentos, el interior de un ascensor y el rodaje de escenas pornográficas en condiciones de extrema sordidez.




El sonido de los zapatos sobre los pasillos, el sol ardiente en las calles. Apenas hay diálogos. Intercalados números musicales ridículos y absurdos. Con una parte final que desciende en picado hacia la insensibilidad, avaricia y la absoluta falta de escrúpulos. No me atrevería a recomendarla. Dura, y deja mal cuerpo.




TÍTULO ORIGINAL Tian bian yi duo yun. DIRECTOR Y GUIÓN Tsai Ming-liang. FOTOGRAFÍA Liao Pen-jung. REPARTO Lee Kang-shengChen Shiang-chyiLu Yi-chingYang Kuei-meiSumomo Yozakura. Taiwan - Francia 2005, 112 min. PREMIOS      Berlín: Oso de Plata - Logro individual sobresaliente, FIPRESCI, Premio Alfred Bauer. Sitges: Premio Especial del Jurado, Premio de la Crítica, Mejor Actor (Lee Kang-Sheng)


Como estamos en pleno acoso y derribo por parte de todos los medios de comunicación y publicidad ante la inminente llegada de Cupido (tarjetas de crédito nerviosas con semejante muestra de amor); y para sobrellevarlo lo mejor posible, aquí dejo una breve reseña de literatura erótica (sin duda ésta va a ser la entrada más caliente de la tartaruga, en toda su trayectoria).

Mujer desnuda, mujer negra de Calixthe Beyala

NARRATIVA ERÓTICA (F). Novela
Diciembre 2004
La Sonrisa Vertical SV 125

ISBN: 978-84-8310-987-8
País edición: España
176 pág

Irène, nacida en una familia de escasos medios, por no decir nulos, se dedica a robar en los mercados de su barrio, New Port, en la ciudad camerunesa de Doubala. Un día sin embargo, roba un bolso cuyo contenido le obliga a esconderse, y acaba en la casa de un extraño matrimonio, formado por Ousmane y su sensual esposa, Fatou, que le acogen temporalmente. El erotismo de Irène unas veces extremadamente vital, otras destructivo -y aún autodestructivo-, las peculiares circunstancias en que vive la pareja, lanzarán a los tres a unos juegos sexuales que pueden culminar en cualquier exceso, siempre condimentados con el carácter profundamente libertino de Irène.
Mujer desnuda, mujer negra es un viaje al erotismo actual africano, un mundo en el que el sexo aflora cotidianamente con toda naturalidad, pero que no tolera que se viva a tumba abierta. De ahí que en esta novela no haya "sostenes de encaje, ni medias de rejilla, ni braguitas de seda carísimas, ni perfumes de rosa o gardenia, y menos aún esas poses rituales de mujer fatal sacadas del cine o la televisión", porque Irène, la joven protagonista, se propone "escarbar en las entrañas de la tierra, sondear en lo mas profundo de los abismos, donde el ser se desintegra, muere y resucita sin guardar nunca el menor recuerdo".

Escritora camerunesa en lengua francesa, Calixthe Beyala reside en Francia donde terminó sus estudios y ha desarrollado su carrera literaria.
Autora prolífica, Beyala ha sido ganadora de numerosos premios.
Ha destacado por su labor como activista a favor de las minorías raciales en Francia.

Más información en Mujeres creadoras.

Sorprendente. De prosa ágil. Directa y sin adornos. Mucho sexo. A destacar esas historias del grupo antes de la gran exaltación.




8 comentarios:

David Amorós dijo...

A mí me encanta El sabor de la sandía, como la mayor parte del cine de Tsai Ming-liang. En este caso, el sexo es el pretexto para hablar de la constante de su cine, esa soledad irremediable del ser humano, esa incapacidad para cuajar relaciones personales satisfactorias. Todo siempre muy apático, sin diálogos, muy contemplativo, sórdido y con tiempo muertos. Quizás más digeribles si no las has visto son The Hole o Qué hora es?, dos auténticas joyas.
Un abrazo.

Manderly dijo...

No he visto la película pero he oído hablar de ella. No me llama.
En cuanto a la novela, no es un género que suela leer pero tomo nota.
Saludos.

Pepe del Montgó dijo...

El sabor de la sandía me pareció de lo más aburrido y en absoluto innovadora.

LU dijo...

David, a mi no me ha entusiasmado tanto como me esperaba. Ese final me dejó muy mal cuerpo, y el tema de los rodajes pornográficos desde esa perspectiva tan sórdida, buffff

De las otras dos que me recomiendas, he visto hace ya muchos años la del vendedor de relojes, y me gustó más que ésta. Buscaré The hole porque también tengo ganas de verla.

Gracias por el comentario y las sugerencias

LU dijo...

Manderly, yo tampoco suelo leer literatura erótica, pero ya ves, como me gusta cambiar, pues se me ha dado por ahí. No sé cómo estará considerada dentro de ese género, pero a mi me ha gustado, a pesar de la dureza de algunas situaciones.

Biquiños

LU dijo...

Pepe, yo no me aburrí, pero reconozco que no lo guardaré para verla de nuevo en el futuro. Recrea muy bien lo que nos quiere contar. Transmite desasosiego, soledad, desesperación y muchas más cosas; además de CALOR y gansas de beber. Para mi gusto, le sobra algo de la parte final. QUE MAL RATO!!!!!

Se te echa de menos

Biquiños

Jordicine dijo...

El sabor de la sandía la vi en su día y me pareció una película excepcional. Como a David, el cine de esta director siempre aporta cosas nuevas. Un abrazo.

LU dijo...

Jordicine, pues seguiré indagando en sus películas, a ver si a mi me llega tanto como a vosotros dos, porque de momento, va a ser que no.