sábado, 26 de marzo de 2011

El cielo gira


DIRECTORA Mercedes Álvarez
VECINOS: Antonino Martínez, Silvano García, José Fernández, Cirilo Fernández, Josefa García, Milagros Monje, Elías Álvarez, Crispina Lamata, Valentina García.
PINTOR: Pello Azketa
GUIÓN Mercedes Álvarez y Arturo Redín
FOTOGRAFÍA Alberto Rodríguez
España 2005, 115 min.
Mejor documental en los festivales de Málaga, de Rótterdam, de Cinéma du réel de París, de Cine Independiente de Buenos Aires y de Cine de Tribeca (Nueva York).

Retrato de Aldealseñor, un pueblo de la provincia de Soria de 14 habitantes donde la directora fue la última niña en nacer. Regresa para brindar un magnífico homenaje al pasado, desde el presente de sus vecinos, todos ya muy ancianos, pero repletos de sabiduría; y un anticipo al futuro con un parque eólico y un hotel de lujo.

Durante unos meses fue testigo de entrañables conversaciones, de las mutaciones en los colores del paisaje, de los avances de las grúas y la transformación del palacio.

Un eclipse de luna, una tormenta nocturna, las ciudades sumergidas (restos romanos), las huellas prehistóricas, los castros, la muerte del viejo olmo y las pinceladas del pintor casi ciego.


Maravillosa pieza de un rico mosaico vital. Te sientas ante la pantalla y te trasladas de inmediato a ese pequeño rincón castellano.

En palabras de Mercedes Álvarez:

Yo tenía tres años el día en que mi familia se marchó de Aldealseñor, a finales de los sesenta. Aunque mis hermanos mayores y yo nacimos allí –y mis padres, y los padres de mis padres- y aunque hoy puedo contar sin mezcla de olvido la vida de antepasados a los que nunca llegué a conocer, ese día de finales de los sesenta, en el fondo tan cercano, no puedo recordarlo; es como si no perteneciera a mi memoria.

Ese tiempo profundo que rige las estaciones, las generaciones y los milenios, estaba milagrosamente ahí, intacto, y podía experimentarse con los sentidos. Y tuve el presentimiento de que el último capítulo en la historia de La Aldea, los días que estábamos viviendo durante el rodaje, no era más que uno de sus intervalos, antes de que llegara la nueva época, la del hotel y los molinos.

Me dije que si esa experiencia conjunta de tiempo biográfico (el mío y el de los habitantes del pueblo) y de memoria colectiva pudieran proyectarse sobre un tiempo profundo, merecía la pena intentarlo. La forma que intentamos durante el montaje fue marcar con esos tres tiempos un compás, que se repite varias veces a lo largo de la película. Así, el tiempo de rodaje acabó convirtiéndose en tiempo documental y, finalmente, en tiempo argumental. "El cielo gira" relata los hechos seleccionados y los momentos significativos de un trance de desaparición; los que se produjeron en Aldealseñor entre otoño de 2002 y junio de 2003, quedando así anclados en el tiempo y en la memoria.

Vía: Como hacer cine

El agua que brota de la fuente, las campanas de la iglesia y las mujeres que rezan (primera irrupción de la campaña electoral, pega de carteles, y regalos valiosos: caramelos, globos y condones). Una placentera siesta sobre la silla, perro tumbado y gatos perezosos (segunda, ésta vez del partido opositor, con su himno por la atronadora megafonía del coche, que asusta a los animales, pero ni inmuta al hombre durmiente).


Todos los fantasmas salían del cuento de una mañana de niebla.

Castros celtíberos: Sus habitantes habían vivido con el temor de que un día el cielo cayera sobre sus cabezas.


La deliciosa escena de las huellas de los dinosaurios:










HACE UN AÑO: El concierto

6 comentarios:

Manderly dijo...

Es una pena que los pueblos vayan desapareciendo, pero todavía hay esperanza porque a mucha gente le gusta volver a sus lugares de infancia, sus pueblos o a los pueblos de sus padres y abuelos. Es otra calidad de vida, con sus ventajas y sus inconvenientes. Es una suerte que se rehabiliten antiguas casas (casas de aldea o casonas) para su venta o su alquiler. Yo ya disfruté de alguna alguna vez y es maravilloso!!

Genial la explicación de la señora!!! Si nos lo explica un paleontólogo no lo entenderíamos tan bien!!
... que estarían ellos sólos, que no habría casas ni nada...

Pepe del Montgó dijo...

Me da a mi que esta si me va a gustar. Mira que haberla puesto en Málaga y yo sin enterarme.

troyana dijo...

Lu,
la película aborda un tema que en este momento de mi vida mi interesa y mucho:el origen.
Toda la abrumadora contradicción que supone para los/as urbanitas como yo,volver a los pueblos,con todos los aspectos que añoramos porque no los tuvimos(sentimiento comunitario,de pertenencia...etc),también con todas sus contrapartidas(control social,ausencia absoluta de anonimato...etc).Es una experiencia enriquecedora y a la vez ambivalente.
La película me parece por lo cuentas,muy a tener en cuenta.
gracias por descubrirnos estas maravillas absolutamente desconocidas.
biquiños

LU dijo...

Manderly, es el precio del progreso. Las ciudades ofrecen oportunidades laborales, sociales, culturales; y eso empuja ya desde hace muchos años al abandono de los pueblos. La agricultura y ganadería, a pesar de la maquinaría y modernización, exigen un gran esfuerzo y son excesivamente dependientes de las condiciones climáticas y de otros factores externos. La vida en el campo, en mi opinión es muy dura.

Otro tema es el aprovechamiento de casas y hoteles rurales para ese ocio y consumo creciente; o las iniciativas de desarrollo sostenible por parte de personas que desean cuidar el entorno y muchas veces dar un giro radical a sus vidas.

Escenas como la de esta mujer y las huellas de los dinosaurios o las conversaciones entre los vecinos, resultan tan entrañables. Con qué facilidad nos hacen partícipes de sus cosas.

Biquiños

LU dijo...

Pepe, no se puede estar a todo. Los festivales presentan muchos productos y tener la suerte de acceder a los de calidad, no deja de ser, a veces, producto del azar.

Ayer veía la alfombra roja de la edición de este año. Ya nos contarás.

Creo que sí, que te puede gustar y mucho.

Biquiños

LU dijo...

Troyana, parte de la magia de esta propuesta, es la propia implicación personal de la directora, que con una voz en off va introduciendo frases para la reflexión o para contextualizar a modo de relato interno aquello que nos muestra con las imágenes.

Yo me defino como urbanita 100%, dentro de una ciudad más bien pequeña, pero con todo lo que implica la ciudad. Sin embargo guardo muy buenos recuerdos de infancia, de temporadas en la casa de la aldea (de mi abuela), correteando todo el día, libre, jugando sin parar. En la adolescencia, ni atada quería ir hasta allí. Y ahora ya se ha pedido todo el nexo.

Creo que no podría vivir en un sitio muy pequeño, por muchas ventajas que tenga.

Biquiños