domingo, 19 de abril de 2009

París no se acaba nunca – Enrique Vila – Matas

Para hacerle justicia a este libro habría que sentarse tranquilamente en una terraza del barrio latino de París, una mañana de domingo soleada y bucear por el texto, sin gafas, ni aletas.

El autor relata su periodo parisino, ciudad a la que va emulando a su ídolo, Hemingway, pero con los giros postales paternos para sufragar esa carrera literaria en ciernes. Se instala en una buhardilla cochambrosa, propiedad de Marguerite Duras, quien además le pondrá en una cuartilla las instrucciones precisas para convertirse en escritor.

Va rememorando aquel periodo:

El pasado, decía Proust, no sólo no es fugaz, es que no se mueve de sitio.

Excelente tratado sobre la ironía:

Ganad las profundidades, la ironía ahí no desciende (Rilke)
La ironía es el pudor de la humanidad. (Jules Renard).
La ironía es la forma más alta de la sinceridad.
Frase más irónica que conozco... el epitafio que Marcel Duchamp escribió para si mismo y que puede leerse en la lápida de su tumba:
Por otra parte, siempre se mueren los otros.

Nada en la vida es inmutable, todo es modificable.

Quiere escribir su primer libro y nos va contando el proceso, sus dudas

... la única certeza que yo tengo es que la constancia del hábito de escribir suele estar en relación con su absurdo, mientras que en cambio las cosas brillantes solemos hacerlas de repente.

Se siente desesperado y busca una imagen de intelectual, se viste siempre de negro, lleva gafas postizas y simula fumar en pipa:

Razones básicas para la desesperación... la volubilidad del amor, la fragilidad de nuestro cuerpo, la abrumadora mezquindad que domina la vida social, la trágica soledad en la que en el fondo vivimos todos, los reveses de la amistad, la monotonía e insensibilidad que trae aparejada la costumbre de vivir.

Nadie nos pide que vivamos la vida en rosa, pero tampoco la desesperación en negro.

Ningún hombre puede impedir que el pájaro oscuro de la tristeza vuele sobre su cabeza, pero lo que sí puede impedir es que anide en su cabellera (proverbio chino).
No hago nada sin alegría (Montaigne).

Se funden recuerdos, con otros momentos presentes que vive con su mujer en esa ciudad que le vio nacer en el mundo de las letras.

... una autobiografía es una ficción entre muchas posibles

Desea ardientemente que alguien le reconozca al fin ese gran parecido físico con Hemingway que solamente él mismo puede apreciar.

Es mi primera incursión en el universo de Vila – Matas, a quien realmente le tenía ganas desde hace ya un tiempo. De estilo ágil, irónico y mezclando sabiamente su propia experiencia, con el ensayo y los comentarios sobre libros o películas, resulta ameno, enriquecedor y remueva ciertas inquietudes que parecen casi olvidadas.


HACE UN AÑO: Bombón, el perro

6 comentarios:

Pepe del Montgó dijo...

Al ver la reseña de "Bomboón, el perro" se me ha ocurrido mirar y veo que ya hace un año que nos conocemos. ¡Cómo pasa el tiempo y el cine!

Jack dijo...

Me parece que ese libro está construido sobre los grandes tópicos de París. Y nada mejor que utilizar las referencias a grandes de la literatura. Gracias por la reseña porque me ahorras el leerlo.

La Dama Se Esconde dijo...

Pepe, cuando empecé con el blog, jamás pude imaginarme que les pudiera interesar a personas que no me conocen. Pero lo cierto es que estoy encantada con este canal de comunicación e intercambio de opiniones. Y he de agradecerte, sobre todo a ti, todos tus comentarios. Estoy encantada de tenerte como invitado habitual en este pequeño rincón.

La Dama Se Esconde dijo...

Jack, a lo mejor con esos breves extractos no he hecho justicia al libro. Trata desde la ironía, y eso es lo mejor, los inicios de un escritor, muy dubitativo y a la búsqueda de su propia identidad. Y pretende conseguirlo en medio de la bohemia, de la ciudad de los intelectuales. Pero es mucho más que todo eso.
Me parece que se ríe de sí mismo, fantasea con una realidad que manipula a su antojo (no es autobiografía estricta).
Lo de Hemingway es muy divertido.
Sin ser de esas lecturas que dejan una huella profunda, a mi me ha gustado. Y repetiré con este autor, porque en realidad iba a la biblioteca a por otro de sus libros, pero no tuve suerte.

De todas formas ya sabes que cada libro nos impresiona por muy diversos aspectos: el estilo, la historia, la parte personal que evoca o remueve, nuestras preferencias, el momento en que lo leemos…

Zadelia dijo...

Le tengo muchísimas ganas a Vila-Matas (caerá mañana en la Noche del libro junto a Carson McCullers), sobre todo por la forma en que Maria habla de él, por el profundo amor y respeto que le profesa (compartido con Cortaza, of course), y tb pq ahí, en París vivió mi Djuna! Ya te contaré... Ojalá estuvieses aquí para celebrar mañana y pasado el día del libro!, iremos a tertulias, lecturas, bibliotecas y librerías uffff que biennnnnn

La Dama Se Esconde dijo...

Zadelia, yo en realidad iba a la biblio a por el último, pero como no estaba disponible, pues me volví con éste. Y la verdad es que esa ironía está muy bien. Volveré a él dentro de un tiempo, mientras habrá que variar.

Mañana me iré directa desde el trajo a esa librería que huele a pastel, y ya veremos con qué salgo. Llevo una lista y un hueco para la improvisación.

Me da mucha envidia todo lo que se organiza en la capital. Me volveré con una sonrisa, una bolsa de libros y una rosa; y tan contenta.

GANAS DE VERTE

Biquiños