miércoles, 15 de agosto de 2012

La novela de ajedrez de Stefan Zweig


Si leer es un placer, hacerlo de forma compartida es una opción excelente.

Todo ha resultado muy sencillo. A partir de los comentarios sobre La extrañapasajera, donde una parte de la acción se desarrolla en un crucero, Alí Reyes H, aprovecha para citar (e incitar a la lectura) este libro. Manderly (compañera en Zinéfilaz) le tenía ganas, y así nos ponemos de acuerdo para empezar.

Durante la travesía entre Nueva York y Buenos Aires, y a través de la voz de un narrador, conocemos al campeón del mundo de ajedrez, Mirko Czentovič, hombre que ha encontrado en este juego su tabla de salvación. Huérfano a quien acoge un cura, pronto da muestras de una extraordinaria habilidad. Sorprendente en un niño con grandes limitaciones intelectuales. Su dedicación es exclusiva y alcanza la cumbre del éxito. Apenas se relaciona con los demás y se parapeta bajo un paraguas de infinita soberbia.

Una suma de dinero considerable, aportada por un rico viajero, le pondrá ante el tablero, dispuesto a dar una lección a esa panda de aficionados. Hasta que surge la figura del enigmático señor B. Sin esforzarse logra que la partida finalice en tablas. Todos se muestran eufóricos ante la posibilidad de derrotar al detestable campeón al día siguiente. Ha aparecido un rival inesperado.

Esa noche, el señor B. hará partícipe al narrador, de la historia que lo ha llevado a saber tanto de ajedrez sin haber jugado nunca.

Novela escrita en 1941 y publicada tras la muerte del autor. Stefan Zweig se había exiliado en Brasil y, convencido de que los nazis alcanzarían un dominio absoluto, se suicida, junto a su esposa. Después de Suite francesa, las casualidades me llevan ante otro gran talento que se ha perdido por culpa de quienes consideraban a los judíos una raza no merecedora de vivir.

"Creo que es mejor finalizar, en un buen momento y de pie, una vida en la cual la labor intelectual significó el gozo más puro y la libertad personal el bien más preciado sobre la Tierra." (S. Zweig)


En este libro detalla como las torturas más sutiles pueden llevar a un hombre a la locura.

En mi opinión, es extraordinario. Muy breve, se puede leer de un tirón. Pero con mucho para reflexionar, de gran profundidad psicológica y social.

La vida es como una partida de ajedrez. Los personajes principales son como esas fichas, opuestos (blanco y negro), contrincantes y rivales. Qué sencillo parece pasar del disfrute de una afición a la más feroz rivalidad. El juego como arte y como forma de dominio. Ganar es ante todo vencer al enemigo.

Muy curiosa la metáfora que establece con el señor B, quien no sabía si todas esas estrategias que estaban en su cabeza se podían aplicar en la realidad. Enfrentarse a los miedos para vencerlos. Buscar una escapatoria ante el aislamiento más extremo. Sobrevivir.

Hace unos días finalizaban los Juegos Olímpicos de Londres, y seguramente detrás de muchos de esos deportistas, hay una dedicación exclusiva, muchas horas diarias de entrenamiento para llegar hasta allí. Mucha disciplina y fortaleza mental. Los sinsabores del éxito. Las sonrisas de las medallas y las grandes decepciones. ¿Preparados para perder? En la novela, el campeón centra su vida en derrotar a un rey, lo demás es un inmenso agujero negro. Le falta esa cabeza bien amueblada para asimilar el salto a la fama.

En 1960 Gerd Oswald la lleva al cine, Juego de reyes, se titula en España. Mario Adorf en el papel de Czentovič y Curd Jürgens como el señor B.


Y ésta es la estupenda entrada que le dedica Manderly en su blog.




9 comentarios:

Manderly dijo...

Dicen que las cosas cuando se comparten son mejores. En este caso, compartir una lectura ha sido estupendo. lo bueno se hace más grande al compartirlo.

La novela es una delicia que se disfruta en cada página y nos ofrece un ángulo distinto en cuanto a la forma en que se puede hacer daño a otros. Aquí se nos muestra una de ellas y sus consecuencias.

La película también me ha gustado y merece la pena, pero siempre por detrás del relato.

Saludos.

Alí Reyes H. dijo...

Caray...y se me había olvidado que había sugerido la semejanza en la entrada de "La Extraña Pasajera"
¡Gracias por recordarlo! Me siento muy honrado por tu mención y sobre todo por tener a Zweig como un escritor preferido común para tí, tus amigas y éste servidor. También leí "El Mundo de Ayer" -Una suerte de autobiografía excelente pero a la vez triste pues se siente que fue escrita a la sombra , no solo de su calculada muerte, sino en la más profunda deseperanza- No obstante quisiera comentarte que hay uno de sus cuentos que me dejó con la boca abierta y que lo tengo como el primer cuento de todos los que he podido leer hasta ahora, pero que al contrario de lo que hemos hablado es una mezcla de melancolía con alegría de vivir. Se titula UNA CARTA y no debe ser confundido con "Carta de una Desconocida" es precioso a más no poder y lo mejor es que lo tengo en formato digital listo para enviártelo ¿Qué tal? Solo escríbeme a mi correo identificándote y haciéndo mención del mismo y en la respuesta te envío el cuento.
Mi correo es alijrh@gmail.com

Nota: Acabo de leer tu comentario en la entrada tigrera de ajedrez y eso me trajo hasta acá. Muchas gracias LU

Alí Reyes H. dijo...

Perdona LU pero te dí una información falsa, el texto que tengo en digital es "la novela de ajedrez" el de UNA CARTA lo tengo en físico, tendría que scanearlo en un programa que pasa las imágenes a wold y así obtenerlo en digital. Dame tiempo por favor para ver si lo logro, pues no estoy muy seguro de que lo consigas en físico

LU dijo...

Manderly, totalmente de acuerdo sobre lo de compartir una lectura. Además ha surgido así, de repente, y ya está. Y, mira qué éxito en la elección. Ya lo repetiremos, seguro.

Terrible esa capacidad de torturar, y las consecuencias a corto y largo plazo. No me imagino qué pasaría por la mente de Zweig mientras escribía esto, con el terror que debía sentir como judío a los nazis. Y eso que por aquel entonces, ni se imaginaban el grado extremo de crueldad al que llegarían.

Como ya te comenté, veré la película, pero una vez que pase algo de tiempo.

De verdad, un placer.

Biquiños

LU dijo...

Alí, mira qué fácil ha sido convencernos para emprender esta aventura literaria. Y sí, ya ves que compartirnos la admiración por tan grande escritor.

Sin duda seguiré leyendo sus obras, aunque como me gusta variar, dejaré pasar algo de tiempo.

Por favor, no te molestes en el escaneado del relato. Yo misma lo buscaré en alguna biblioteca que seguro que lo tienen. En cualquier caso, agradecerte y mucho el ofrecimiento y la propuesta.

Biquiños

Alberto dijo...

Zweig fue, sin duda, una de las últimas grandes figuras de la cultura europea y paradigma de la Mitteleuropa. "Novela de ajedrez" es mi novela favorita, entre las suyas, junto con "Secreto en llamas". Esta última ha sido adaptada al cine en dos ocasiones.
Alberto.
www.cineyliteraturamiticos.blogspot.com

LU dijo...

Alberto, bienvenido a este espacio y muchas gracias por tu comentario.

De vez en cuando regreso a las novelas de este extraordinario escritor, y anoto ya la que comentas como tu otra favorita porque no la he leído.

Paso ahora por tu blog



Conciencia Personal dijo...

Lu:

Alí Reyes, me lo envío por internet, lo empasté y comprobé lo que me dijo: uno de los mejor cuentos de Stefan, tengo pendiente la reseña

Monique.

LU dijo...

Monique, compartir con los demás bloggeros nos enriquece. Es maravilloso.

Biquiños