martes, 31 de julio de 2012

Las huellas borradas


Regresa sin previo aviso a Higueras, su pueblo natal en la provincia de León. Allí todos están recogiendo sus enseres. Se va a construir un pantano, y toca trasladarse.

Reencuentro con la familia y los amigos. A partir de aquí se desarrolla la historia de cada uno de los personajes.

El protagonista reside desde hace años en el extranjero, escribe para una revista de cine, antes para un suplemento literario. Casado en dos ocasiones, ahora vive en un apartamento (intuimos que no tiene pareja). Llega a la casa familiar donde su sobrina lo adora y la cuñada (viuda) lo evita. Dice que ha vuelto:

...para recuperar lo importante, los afectos.

La soledad hace daño, no los recuerdos.

Leoní y su hermana, siempre discutiendo. Ella tan alegre, la otra una aguafiestas. Álbumes con fotografías de aquellos maravillosos actores del cine clásico. Parece que la felicidad se ha olvidado de ellas.



Los hijos de don José se rifan su compañía desde el mismo instante en que cobró por la expropiación. Compasivo y justo, siempre dispuesto a ayudar a quienes lo necesitan. Gran amante de los libros:

Jamás he prestado un libro. El que quiera leerlo que venga aquí (exclama desde su biblioteca personal).

Cada uno afronta de forma muy diferente la inminente mudanza. Las indemnizaciones no son equitativas, y alguno ha hecho un gran negocio, sin escrúpulos a la hora de adjudicarse como propios unos metros de tierra que no le pertenecen.

No amar el dinero es una grave enfermedad, es un atentado.



Se cierra la puerta de la casa. Las empinadas calles se quedan vacías. Allá arriba, en la vieja vaqueriza, una pareja de jóvenes representan la esperanza, guardarán el recuerdo de lo que se esconde bajo las aguas y no tendrán que renunciar a sus sueños por dinero.

Me gustan este tipo de argumentos con un amplio abanico de emociones. Personas que tienen que dejar su casa, obligados por las circunstancias. Lugares cargados de recuerdos. Amores secretos, amores vencidos, amores con futuro. Lo mejor y lo peor: solidaridad y unión; frente a egoísmo, rencillas y envidias. Conversaciones íntimas con quien llega de lejos.



Plantel de buenos actores (Elena Anaya, una cría). Estupendo trabajo de fotografía (a destacar el reflejo en un charco y las vistas desde lo alto).

Con todo esto a su favor, no me ha gustado tanto como hasta aquí podría parecer. Me ha parecido excesiva la carga dramática. No lo considero necesario y resta valor al guión.

DIRECTOR Enrique Gabriel. GUIÓN Enrique Gabriel y Lucía Lipschutz. MÚSICA Ramón Paus. FOTOGRAFÍA Raúl Pérez Cubero. REPARTO Federico LuppiMercedes SampietroElena AnayaHéctor AlterioAsunción BalaguerSergi CallejaArmando del RíoMariví BilbaoJoan DalmauTxema BlascoRaúl FrairePaco Sagarzazu,Ramón BareaMarga EscuderoLourdes BartoloméMario Pardo. España 1999, 100 min. Festival de Málaga: Mejor dirección, actriz (Asunción Balaguer)


10 comentarios:

Alí Reyes H. dijo...

A buscarla. Gracias por el dato

TRoyaNa dijo...

Lu,
detecto un sí pero no,tiene cosas interesantes,pero no te ha terminado de cuajar,¿es así?

Manderly dijo...

Tiene un buen reparto!!!
No la he visto pero me has hecho recordar una que me ha gustado mucho y que te recomiendo: 'Lugares comunes', con los mismos protagonistas.
Saludos.

TRoyaNa dijo...

Lu,
perdona me meta en la conversación,pero qué bonita película "Lugares comunes",es verdad,Manderly.
Me encantó.De hecho,fue la película con la que cerré esta entrada:
http://historias-troyanas.blogspot.com.es/2011/02/amor-soledad-y-desamor.html

Biquiños

Bargalloneta dijo...

Lu,
la vi cuando la estrenaron, cuando mi obsesión por Federico Luppi, lo veia todo de él.
No la recuerdo mucho y ni me acordaba que salia Elena Anaya
petons

LU dijo...

Alí, no sé si resultará fácil localizarla.

Espero que te guste.

LU dijo...

Troyana, merece la pena, pero tal vez ha juntado demasiadas cosas. Los cierres de algunas de las historias parecen un tanto excesivos, o quizás el conjunto es lo que falla. Cada historia aislada tiene más valor. Al menos ésa es mi opinión.

La temática es muy interesante y está muy bien planteada, desde lo personal – emocional, a lo meramente mercantil, chanchullos en las expropiaciones y el maldito dinero que tantas ambiciones despierta.

Verse obligados a dejar la casa familiar, ser testigos de la desaparición de ese lugar donde has crecido y al que hay tantas vivencias ligadas, tiene que ser durísimo. Gente mayor que se siente ya sin ganas de empezar una nueva vida, en un entorno diferente, un pueblo más grande, quizás una ciudad...

Sobre una balanza pesa más lo positivo, sin llegar a considerarla una película importante.

Biquiños

LU dijo...

Manderly, Lugares comunes, maravillosa. La vi un par de veces y la tengo en DVD. Es de las que perduran en nuestra memoria.

Grandes actores, sin duda.

Biquiños

LU dijo...

Troyana, si estoy encantada con que entres las veces que quieras. Y ahora mismo paso por tu enlace.

LU dijo...

Barga, a mi también me gusta mucho Federico, tan solvente, con tanto poderío. Esta película es de actores, pero me da la sensación de que en unos años yo tampoco la recodaré mucho.

Elena Anaya, ya ves, una cría. Hace un papel más bien pequeño, pero bien. Ella representa la esperanza en esta historia, el futuro, la posibilidad de ser felices…